El presidente de la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá (CELO), Pedro Andersson, advirtió que reparar la red de agua potable de la ciudad costará unos 90 millones de pesos y señaló que los caños son antiguos y obsoletos.

"Sabemos de la situación, pero no podemos cambiar todos los caños por lo que eso significa económicamente para nosotros, 90 millones de pesos, es imposible por lo que vamos cambiando donde ocurren los problemas. En calle Ralf Haupt hace unos días cambiamos unos caños y luego se rompió unos metros más arriba y terminamos cambiando la cuadra entera, por eso con el Consejo de Administración, decidimos que cada vez que hay una rotura por caños viejos, cambiar toda la cuadra, porque si no es doble trabajo", sostuvo Andersson en Meridiano 55.

Añadió que muchas veces pasa porque la toma del arroyo El Bonito aspira barro y eso luego perjudica a las redes.

"Seguimos con extensión de agua y luz en la medida que podemos, con recursos propios. Ahora en la parte alta del barrio Molina, cercano al barrio 180 viviendas, colocamos energía eléctrica, allí para los primeros días de agosto ya contarán con el servicio y agua también, son 1200 mts de redes de agua más", expresó.