Increíble historia de amor: viajó desde Noruega para visitar a su mamá, pero se enamoró y jamás se fue de Neuquén

La increíble historia de dos jóvenes de 18 años: ella es de Noruega y cambió su vida para estar con su amor en Neuquén.
La increíble historia de dos jóvenes de 18 años: ella es de Noruega y cambió su vida para estar con su amor en Neuquén. Foto: Maria Isabel Sanchez

Los protagonistas de esta historia son Andrea Thommasen Ibsen y Lautaro Daniel Alonso, dos jóvenes de 18 años que se casan en pocos días, y ya se están construyendo una casa.

Cuando de amor se trata, todo es posible. Esa debe ser la frase de cabecera de Andrea Thommasen Ibsen y Lautaro Daniel Alonso, dos jóvenes de 18 años que se conocieron de casualidad y hoy organizan su casamiento. Ella es noruega y él neuquino, pero esto no impidió que se conocieran y planificara una vida juntos: el 17 de noviembre, se casan.

Cómo llegó Andrea Thommasen Ibsen de Noruega a Neuquén

Las vueltas de la vida hicieron que la mamá de Andrea tuviera que realizar un proyecto de drones en Bariloche, y que en medio de su estadía se enamorara de Plottier, lugar en donde compró una casa. La joven quería ver a su madre, por lo que emprendió su viaje desde Noruega hasta la Patagonia argentina, sin saber que no se volvería a ir, ya que el amor tocaría a su puerta.

Tienen 18 años, enamorados y decididos se casan el 17 de noviembre.
Tienen 18 años, enamorados y decididos se casan el 17 de noviembre. Foto: Maria Isabel Sanchez

La joven llegó el 27 de septiembre de 2020, en plena cuarentena por coronavirus, y el pasaje de vuelta era para el 27 de octubre, un mes después, pero nunca lo usó. Gracias a la virtualidad, mejor dicho a Instagram y Discord, se hizo de varios amigos, entre los que se encontraba Lautaro, hoy el amor de su vida, según cuenta Andrea: “Nos conocimos y ya no me quise ir”, contó a LMNeuquén.

Cómo se conocieron Andrea Thommasen Ibsen y Lautaro Daniel Alonso

Por intermedio de una de las aplicaciones, Andrea conoció a Lautaro, y la joven cuenta que lo que más le gustó fue que no la “chamuyara”, y su primer mensaje haya sido una propuesta para jugar un juego en equipo, con otros chicos del grupo de amigos. A partir de esa interacción comenzó la historia de amor, que hoy ya tiene fecha de casamiento.

“Yo, cuando lo conocí, me di cuenta de que era el amor de mi vida. Lo vi y lo supe, era él”, señaló Andrea, mientras que Lautaro contó que estaba muy nervioso, y que “quedé anonadado”. Al mismo tiempo reconoció que en ese momento pensaba que no tenía ninguna chance con ella. Pero la noruega retrucó con seguridad: “No fue casualidad, fue el destino. Yo sabía que el amor no lo iba a encontrar en Noruega”.

“La convivencia nunca fue un problema para nosotros”, dijo Lautaro.
“La convivencia nunca fue un problema para nosotros”, dijo Lautaro. Foto: Maria Isabel Sanchez

Andrea vivió con su mamá en Neuquén hasta que cumplió 17 años: en febrero del 2021 la mujer volvió a Noruega para continuar con su trabajo, y la adolescente se instaló de manera permanente en Argentina. Si bien sus ”padres no estaban de acuerdo, pero vieron que era feliz”, que aceptaron la relación: se fueron a vivir juntos a la casa de Plottier.

Cuando terminaron la secundaria, siguieron con sus estudios y actualmente ella se anotó en Organización de Eventos en la Universidad Sigo XXI y él en una licenciatura en Administración Agraria. Además, trabajan: Andrea es encargada en una estética, y Lautaro está por abrir un carrito de pastelería.

Fueron a Italia, donde el joven le propuso matrimonio con un anillo de compromiso.
Fueron a Italia, donde el joven le propuso matrimonio con un anillo de compromiso. Foto: Maria Isabel Sanchez

El joven neuquino fue quien dio el primer paso y se animó a pedirle a Andrea que sea su novia, en una heladería de Piré. “Desde que nos conocemos que hablamos de casarnos y formar una familia, y el amor entre nosotros es cada vez más grande”, contaron.

En julio pasado, viajaron a Noruega para que Lautaro pueda conocer a la familia de su futura esposa. Pero ese no sería el único acontecimiento para la pareja durante el viaje, ya que en el medio del recorrido por Italia, el neuquino le propuso matrimonio, y la joven aceptó, claro.

En un momento de confesión afirmaron que, en ciertas ocasiones, se sienten “dos personas grandes en un cuerpo joven”, ya que “desde el primer momento supimos qué queríamos y nos gustaban las mismas cosas. Amamos a los animales y a los niños; queremos una familia grande; y creemos que nuestro amor será para toda la vida”.

Lautaro destacó que son “un gran equipo, una pareja muy compañera”; y ella añadió: “Tenemos mil proyectos, pero al final del día elegimos estar juntos. Somos mejores amigos y nos divertimos mucho”.

Actualmente, se encuentran muy ansiosos por dar el sí, el próximo 19 de noviembre. En cuanto a los preparativos, ya tienen casi todo, entre el vestido, el catering, la música y el lugar que será el Club Alemán. “Mi familia viene de Noruega y estamos muy contentos”, concluyó Andrea.

Temas Relacionados