El Vikingo solidario en Neuquén: de sobrevivir en la calle a abrir su local de tatuajes para ayudar al prójimo

Con un gesto de generosidad y empatía, Rolo Gadea ayuda todos los días a aquellos que más lo necesitan. Junto a su grupo de motociclistas organiza caminatas solidarias y visitan comedores.

El Vikingo solidario que tiene un local de tatuajes y ayuda todos los días a merenderos de Neuquén.
El Vikingo solidario que tiene un local de tatuajes y ayuda todos los días a merenderos de Neuquén. Foto: Instagram

“Somos desconocidos que ayudamos a desconocidos”, con esa premisa, Rolo Gadea, más conocido como El Vikingo, abrió su local de tatuajes en Neuquén, pero con un tinte de generosidad: junta alimentos, hace tatuajes solidarios, colabora en comedores y a los más necesitados. Años atrás, junto a su esposa, se habían quedado en la calle y quiere devolver el buen gesto que otros tuvieron con él.

Hace 14 años que Rolo inauguró su negocio llamado Vikingo Zombie Tattoo, pero no está solo, tiene su grupo de Motociclistas Solidarios que lo ayudan a poder cumplir con su meta solidaria: “Tuvo un impacto positivo entre la gente. Nosotros andamos en motos, somos barbudos y estamos llenos de tatuajes, que tengamos una facetas solidaria llamó mucho la atención”, afirmó Rolo en diálogo con VíaPaís.

El Vikingo y su pasión por los tatuajes

Rolo empezó a tatuar a sus amigos del barrio cuando tenía 15 años. “Con una maquinita casera y tinta china”, así comenzó. “Miraba mucho la revista Metal, que era la única que se conseguía en esa época, y había muchos dibujos. Empezamos a imaginar unos escorpiones y armamos la maquinita con la aguja y con un motorcito de un autito. Hacíamos un escorpión y parecía un cangrejo, además quedaba verde el tatuaje porque eran con tinta china, pero arrancamos de esa forma”, recordó entre risas.

El Vikingo trabajando en su local de tatuajes.
El Vikingo trabajando en su local de tatuajes. Foto: Instagram

“Me divertía porque ni siquiera había una casa para tatuarte, nos sentíamos súper rudos con tatuajes y eran horribles”, continuó Rolo. Sin embargo, de adulto su pasión por tatuar “quedó en el tintero” y se dedicó a vender electrodomésticos en un negocio. Luego de trabajar varios años y ahorrar, decidió dedicarse a lo que siempre quiso y abrir su propio local.

La faceta solidaria de El Vikingo

Anteriormente a que su sueño se cumpliera, junto a su esposa Victoria, tuvieron que atravesar un momento que los marcó para siempre: “Nos habíamos quedado en la calle, vivíamos en un Fiat Duna. No nos ayudaron ni familiares ni amigos, solamente desconocidos. Cuando empezamos con el local, a los tres, cuatros años que nos hicimos medianamente conocidos empezamos a ayudar para devolver un poco lo que nos habían ayudado en esa época y ahí salió la movida solidaria”, indicó Rolo.

“Llamé el local ‘Vikingo Zombie Tattoo’ porque con mi primo nos interesa mucho el tema vikingos, por eso la barba tan larga y los tatuajes y, aparte los zombies porque nos gusta todo lo que es de terror. También hicimos una Caminata Zombie Solidaria, que fue un éxito acá en Neuquén y realmente explotó”, comentó.

Y continuó diciendo: “Hubo muchísima gente y muchísima mercadería. Nos disfrazábamos de zombies o de monstruos y nos juntamos en el en el monumento. Nos prestaron un drone, la gente ayudó con los premios, fue muy lindo y muy solidario porque no se manejó un mango. Todo solidario para ayudar a tres comedores”.

La Caminata Solidaria que juntó alimentos para los más necesitados.
La Caminata Solidaria que juntó alimentos para los más necesitados. Foto: Instagram

Su objetivo es ser el “nexo entre la gente que no tiene nada y la gente que puede ayudar”, de esta forma, empezaron a colaborar en comedores y a asistir a perros en la calle. “Llegamos a ayudar a siete comedores, a los que vamos a ver, llevamos mercadería, pero de todos estos quedaron tres, porque realmente no hay suficiente ayuda. Esto es siempre a pulmón, no tenemos ninguna bandera. Somos una agrupación de motos. Nos ayudan a ayudar, pero muchas veces ponemos del bolsillo nosotros, así que seguimos y seguimos para adelante”, indicó.

Las acciones solidarias las hacen todos los días: “Vemos qué se necesita... Por ahí falta para la garrafa, entonces juntamos dinero para eso, falta para las alitas de pollo para hacer el guiso, juntamos para las alitas, juntamos alimentos para comedores, es un laburo diario, en realidad”, detalló, y agregó: “Empezar a ayudar al que menos tiene, a dar una mano, pero por el solo hecho de dar y de ser generoso, es contagiar la empatía”.

Rolo junto a su grupo de Motociclistas Solidarios.
Rolo junto a su grupo de Motociclistas Solidarios. Foto: Instagram

Los motoqueros de la ciudad también forman parte de esta movimiento de generosidad: “Se acercaron porque veían que yo hacía cosas solidarias y aparecieron para ayudar. Nos llevamos bien porque también tienen en el mismo corazón y empezamos como Motociclistas Solidarios. Notamos que las motos llaman mucho la atención, así que las usamos como medio para que la gente se nos acerque, nos donan alimentos, colaboran con dinero”.

También Rolo atrae a la gente con su convocatoria de ‘Tatuajes Solidarios’, en la cual, a precios reducidos los clientes pueden hacerse un tatuaje de un nombre de 10 centímetros y que donen un alimento. “El tatuaje es mi forma de vida, de eso vivimos y vamos a seguir haciendo tatuajes solidario para seguir impulsando esto. Inclusive mucha gente que lo ve, se entusiasma, y trae un poco más de mercadería. Gracias a esto hemos conseguido un montón de cosas como hornos industriales, cocinas, heladeras, ventiladores”, opinó.

El sueño que aspira el neuquino

Rolo anhela poder ayudar a los siete comedores que anteriormente había colaborado: “Poder tener más mercadería, más leche para que los niños puedan tener una tasa de leche por día o un plato de comida, que eso sería casi una utopía, pero me encantaría que pase. Otro sueño es que sería espectacular poder tener un merendero y manejarlo”, afirmó.

Rolo aspira a tener su propio merendero.
Rolo aspira a tener su propio merendero. Foto: Instagram

“Sería genial la gente se interese y mueva las publicaciones para poder conseguir más cosas. Si quieren conocer el comedor, lo pueden ir a hacer, es algo totalmente transparente y hace muchos años que venimos haciendo esto, además, están invitados a aportar ideas, mercadería, todo suma”. Aquellos que quieran colaborar con Rolo pueden contactarse a su número de teléfono: +54 9 2995 81-1618, o comunicarse a través de las redes sociales como Vikingo Zombie Tattoo.

Temas Relacionados