“A mi hijo no lo quiero sacar en un cajón”: el pedido de una madre al colegio en el que su hijo sufre bullying

El adolescente sufre bullying en el Centro Provincial de Enseñanza Media Nº 20 de Neuquén y las autoridades no hacen nada al respecto.
El adolescente sufre bullying en el Centro Provincial de Enseñanza Media Nº 20 de Neuquén y las autoridades no hacen nada al respecto. Foto: Archivos

Un estudiante de 17 años del Centro Provincial de Enseñanza Media N°20 de Neuquén sufre acoso escolar por parte de sus compañeros desde principios de año. La madre se quejó con los directivos de la escuela y le dijeron que los alumnos violentos tienen derecho a seguir cursando.

Un estudiante de 17 años del Centro Provincial de Enseñanza Media Nº 20 de Neuquén, sufre acoso escolar por parte de sus compañeros desde principios de año. Los adolescentes maltratan al chico dándole golpizas.

La palabra de la madre de la víctima

En diálogo con LMNeuquén, la mamá de la víctima contó que le dijo al director que no va a mandar más a sus hijos a la escuela, “porque yo a mi hijo no lo quiero sacar en un cajón”, expresó la mujer.

El estudiante sufre acoso escolar de la escuela secundaria de Cutral Co desde el inicio de clases y, después de tantas quejas por la situación, los directivos solamente dicen que hay que “dejar que pase una semana” para que los chicos se calmen.

El martes pasado la situación empeoró y llegó a ser un caso muy preocupante, ya que un grupo de compañeros persiguió al joven a la salida de la escuela con un cuchillo. Desde ese día, la madre del adolescente dejó que su hijo falte a clases, tanto él como su otro hijo de 13 años.

En una oportunidad hasta lo encerraron en un baño. Pero lo peor ocurrió este martes: el grupo agresor lo golpeó a la salida de la escuela aunque alcanzó a huir. Pero lo persiguieron y uno iba con un cuchillo. Un vecino que lo vio correr le dio refugio y zafó de la situación”, comunicaron desde La Voz del Neuquén.

Los directivos del colegio no hicieron nada al respecto y dijeron que los alumnos tienen derecho a seguir cursando.
Los directivos del colegio no hicieron nada al respecto y dijeron que los alumnos tienen derecho a seguir cursando. Foto: Archivos

Cansada de esta situación, la mujer reveló que en una reunión del colegio dijeron que “a estos chicos no se les puede hacer nada, no se los puede expulsar, suspender, porque hay una ley que los ampara”. Por eso,”quedamos en la nada, lo de mi hijo va a quedar ahí nomás, estos chicos van a seguir yendo a la escuela”, señaló.

Otros compañeros de curso se sumaron al pedido de la madre de la víctima para que expulsen a los estudiantes que son tan violentos. De todas formas, la dirección educativa consideró que estos chicos tienen derecho a seguir cursando.

“Es lo que yo no entiendo: estos chicos tienen derechos, y los derechos de mi hijo, ¿dónde están? Es a lo que yo voy, donde quedan los derechos de mis hijos”, dijo indignantemente la señora. “Me están diciendo que estos chicos son menores. Mis hijos también son menores, tengo a mi hijo que le sucedió esto, tiene 17 años y el otro tiene 13 años. ¿Dónde quedan los derechos de mis hijos, donde comienzan?”, se preguntó.

El estudiante pidió cambiarse de colegio

La madre del chico contó que su hijo quedó afectado y sufrió de un shock traumático por los episodios violentos que tuvo que vivir. Por esa razón, pidió a la dirección el cambio de escuela.

Ahora, la mujer espera que el joven pueda integrarse en un nuevo espacio educativo e ir a aprender a clases con normalidad y sin tener que padecer ninguna situación similar.

Tenemos que esperar, estamos peleando para poder conseguir los pases, tanto de mi hijo como de mi otro hijo más chico. Porque ya perdieron mucho de clases y estamos llegando a fin de año y se están comprometiendo mucho con el tema de las faltas”, explicó la señora.

Además, el caso fue denunciado en la Fiscalía. El adolescente fue revisado por un médico forense, “la herida que tiene en el mentón, tendría que haber sido para una sutura, tendría que haberle colocado dos puntos porque son dos centímetros que tiene abierto, lo llevamos ese día por guardia y no lo quisieron atender, le dijeron que no porque tenía que ir a la salita, ayer recién lo tuvimos que llevar al centro de salud para que lo atendiera la doctora y me dijo que eso era para sutura”, concluyó su mamá.