Gisel “Mecha” Pérez publicó en el perfil de su Facebook una conmovedora historia para que ayuden a que su padre pueda tener más ganancia en su negocio ambulante. El hombre vende churros y café en el centro mendocino. La joven pide que si lo ven por el centro, le compren algo de su mercadería.

//Mira también La presencialidad absoluta en los colegios secundarios de Mendoza ya es oficial

“Les quería contar la historia de este hombre que sale todos los días a trabajar si, vende churros orgulloso de los que hace porque se gana la plata dignamente. Él es mi papá que se levanta todos los días para traer un plato de comida a su casa”, compartió en su perfil.

Gisel comentó que su padre logró obtener hace poco un permiso municipal para poder vender su mercadería con la condición que también vendiera café de manera ambulante. Antes de este permiso personal de policía o preventores de la Ciudad de Mendoza le quitaban los churros que salía a vender.

La familia es oriunda del barrio La Favorita de la capital de Mendoza. “Como hija estoy super orgullosa. Soy la mayor de cuatro hermanas y siempre vi el esfuerzo de mi mamá y de mi papá para que en la mesa no faltara nunca un plato de comida”, indicó la joven a Vía Mendoza.

//Mira también Marcos Olaguibet tiene club de fans y Paulo Londra reaccionó a su presentación en La Voz Argentina

La hija de este comerciante señala su madre siempre hizo cosas dulces y entre los dos hacen la mercancía que él luego sale a vender. “Mi papá generalmente llega las 18 y entre los dos se ponen a elaborar los churros”, dijo.

La familia comenzó a vender de manera ambulante desde la pandemia ya que el padre de la familia se había quedado sin trabajo. “Tras la pandemia los cafés cerraron y quedo en la nada. Justo tenían una amiga que tenia una churrera y de allí surgió la idea de vender eso”, sostuvo.

Publicación en Facebook de Gisel.Publicación oficial

Luego de publicar la imagen con la historia de su padre en las redes sociales, la foto comenzó a viralizarse. Actualmente el posteo esta compartido más de cuatro mil veces y los comentarios son de aliento para el vendedor y su familia.

“La verdad nunca pensé que iba a tener tanta repercusión hasta yo quede sorprendida de que me llegaran mensajes de gente de todos lados. Ojalá esto sirva para poder alentar a otros. Siempre se puede salir adelante porque si uno quiere siempre se puede”, concluyó.