Las recientes restricciones dispuestas por el presidente de la Nación, Alberto Fernández en el contexto de la segunda ola de la pandemia de coronavirus siguen dando que hablar. Y es que, por DNU, el mandatario dispuso -entre otras cosas- la suspensión de las clases presenciales y una prohibición de circulación por la vía pública del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) todos los días, entre las 20 y las 6; al menos hasta el 30 de abril.

// Mirá también: Éstas son las restricciones que anunció Rodolfo Suárez para Mendoza.

Sobre esto último, empresarios y trabajadores gastronómicos y del sector turístico de Mendoza se solidarizaron con sus pares porteños y bonaerenses; y solicitaron que se les destine ayuda para pagar sueldos y se alivie la presión impositiva.

El Gobierno de Mendoza restringió la circulación nocturna entre las 0:30 y las 5:30. Foto: José Gutiérrez / Los Andes.Jose Gutierrez | Los Andes

Dura situación

En Mendoza, las restricciones son un poco más flexibles; sobre todo en lo referido a circulación. Y es que mientras que en Buenos Aires la circulación está restringida a partir de las 20, en Mendoza el horario límite es las 0:30. En ese sentido, quienes vayan a cenar a algún lugar local gastronómico tienen esa tolerancia para circular por la vía pública; mientras que la veda se levanta a las 5:30.

Esta situación de desigualdad para los empresarios y trabajadores gastronómicos y turísticos de Buenos Aires motivaron un comunicado de apoyo de sus pares mendocinos; donde piden al Ejecutivo nacional que articule las ayudas correspondientes para minimizar el impacto de las pérdidas económicas de la tajante restricción.

// Mirá también: Reclamo por las restricciones: empresas de turismo bloquearon la Terminal.

“Nos solidarizamos con todos los gastronómicos afectados con las últimas medidas tomadas por el Gobierno Nacional para la zona del Área Metropolitana de Buenos Aires. Si bien entendemos que dichas prohibiciones surgen en base al alto nivel de ocupación de camas UTI, creemos que nuestros colegas han quedado totalmente desprotegidos por parte del Estado, y con ellos miles de familias en peligro de quedar en la calle”, detallan en un comunicado publicado durante la mañana de este sábado.

En la misma sintonía, resaltan que el 2020 fue un año “duro” para las empresas vinculadas al turismo y la gastronomía y sostienen que estas firmas “han quedado frágiles y al borde de la quiebra”.

“El Estado no puede tomar restricciones y dejar a propietarios y trabajadores de bares y restaurantes a la deriva, sin ningún tipo de ayuda para pagar sueldos y sin aliviar la presión impositiva. Somos conscientes de que estamos atravesando uno de los momentos más complejos de la pandemia, pero necesitamos que los gobiernos, tanto nacional como provinciales, nos acompañen, nos sume a su mesa de diálogo y nos ofrezca un acompañamiento para sostener los puestos de trabajo. ¡No más restricciones sin ayudas!”, concluyeron.