La Dirección General de Escuelas comenzó a trabajar en la segunda medición de Fluidez Lectora en estudiantes de 4to y 7mo grados del primario. Se intenta medir el impacto de las intervenciones remediales, determinadas a partir de la primera medición de fluidez lectora. El estudio concluirá el 29 de octubre.

//Mirá también: Ley de Etiquetado Frontal de Alimentos: así votaron los diputados mendocinos

Esta importante tarea se realiza en 37 escuelas primarias y 18 secundarias de todo Mendoza. Esta experiencia impactará en 7.500 estudiantes de nivel primario y 5.510 del secundario.

Según la DGE esta segunda aplicación de medición de Fluidez Lectora tiene como fin otorgar líneas de acción que tiene el programa para planificar a futuro. Los resultados del estudio permitirán a las escuelas contar conn un diagnóstico continuo e información real sobre las trayectorias de sus alumnos.

De esta experiencia participan los docentes de 4º y 7º grado referentes de fluidez lectora de las diferentes instituciones, docentes MATE y coordinadores pedagógicos.

//Mirá también: Diputados aprobaron la Ley de jubilación anticipada para trabajadores viñateros

Esta propuesta tiene en cuenta la cantidad de palabras leídas correctamente en un minuto. El docente mide los rasgos prosódicos (expresión, acentuación, segmentación de unidades de significado,) en tres niveles.