Desde su estreno, la serie argentina “El Reino” de Netflix ha desatado polémica. Tratándose de la historia de un pastor evangélico y su familia envuelta en la corrupción y la política, ha despertado molestias dentro de las filas de la iglesia evangélica.

// Mira también: Propuestas de humor para este fin de semana en el Imperial Maipú

Nacionalmente la conversación alrededor de la serie fue interesante y frustrante a la vez, ya que se convirtió en un ida y vuelta entre una de las creadoras de la serie, Claudia Piñeiro, y una de las organizaciones evangélicas más importantes del país, ACIERA (Alianza Cristiana de las Iglesias Evangélicas de la República Argentina).

Por su parte, ciertos mendocinos que se tomaron el tiempo de mirar la serie, pudieron expresar sus sentimientos hacia “El Reino” y la polémica que se formó en torno al mismo.

Opiniones sobre El Reino

Un joven estudiante, que solía asistir a una iglesia evangélica, intentó tomar la serie según la rendición de sus actores. “Me gustaron las actuaciones”, expresó Leo a Vía Mendoza, indicando inclusive que quizás algunos personajes estuvieron de sobra.

Sin embargo, el joven detalló que sí hubieron algunas cosas del mensaje de la serie que lo incomodaron. “Es verdad que exageraron muchas cosas”, dijo Leo mientras explicaba sobre ciertos prejuicios que la sociedad establece sobre la iglesia evangélica en comparación a la católica. “Creo que la pedofilia está más asociada a la iglesia católica. Solo cuesta googlear para saber eso”, comentó Leo.

Mientras tanto, Zully, una docente fiel a su credo desde niña, expresa que la serie “dista de la realidad” de lo que realmente se vive dentro de una iglesia evangélica. “La parte de la recaudación de dinero en bolsas retrata más un hecho ocurrido recientemente en el ámbito político que en el religioso”, explicó la docente, recordando algunos hechos de corrupción dentro de la política.

“Una ensalada rusa de credos”

Nacionalmente, más de un pastor se levantó en contra de la serie. Inclusive una figura mendocina llamó a los fieles a no solamente escrachar la serie, sino a boicotear Netflix a la vez.

El pastor de una iglesia evangélica de Maipú, en cambio, declaró que es necesario separar la ficción de la realidad. “No nos sentimos afectados en cuanto a nuestra forma de trabajar, porque no trabajamos así. Es una ficción, hay que tomarla así”, expresó Esteban.

No obstante, el pastor insistió que el mensaje no es claro. Hay diversos elementos que confunden al espectador, ya que se muestra “una ensalada rusa de credos”.

La serie confunde porque muestra hechos de otros credos, que nada tienen que ver con la iglesia evangélica. Hay un desconocimiento total de como funciona nuestro credo. Realmente lo único que retrata de una iglesia evangélica es la figura pastoral”, detalló el pastor maipucino.

// Mira también: Un fin de semana repleto de diversión gratuita para los niños guaymallinos

Pero, Esteban sí reflejó que hay un mensaje que la serie deja en claro: “Se ve encarnizado en todo lo que fue el movimiento provida”. Por eso insistió que en todo momento es necesario recordar que la serie “El Reino” es de ficción y para conocer cómo funciona la iglesia evangélica uno solamente debe ingresar por las puertas de una.