El ministro de Planificación y Obra Pública del Gobierno de Mendoza, Mario Isgro, mantuvo conversaciones con las cámaras y gremios que nuclean al sector de la construcción para recordarles que continúan vigentes los protocolos de higiene y seguridad que se aprobaron el año pasado para poder reactivar las obras civiles, y de esto depende la continuidad de la actividad.

//Mirá también: Los docentes deberán volver a las clases presenciales a los 14 días de haberse vacunado

“El esfuerzo que realiza el Gobierno provincial y la ciudadanía para mantener abiertas las actividades económicas implican un trabajo mancomunado con los distintos sectores a fin de garantizar la seguridad de los trabajadores, menguar las posibilidades de contagio de coronavirus y conservar las fuentes laborales”, expresó Isgro.

Cabe destacar que ante la incertidumbre por la posibilidad de nuevas restricciones, a nivel nacional, la Cámara Argentina de la Construcción emitió hace días un comunicado en el que solicitan “mantener la continuidad de los trabajos en obra, en todas las jurisdicciones del país, dada la importancia como fuente de trabajo y de actividad, sin que ello agrave la situación sanitaria”.

A raíz de esto desde el Gobierno provincial se recordó en la necesidad de mantener y extremar los protocolos de seguridad e higiene para evitar medidas restrictivas.

Isgró resaltó que “Para mantener la obra civil, en la provincia existe un bioprotocolo de prevención para evitar la transmisión del coronavirus en la construcción”, quien especificó que “no complejiza ni encarece las tareas y es similar a la que se utiliza en cualquier otra actividad, es decir, uso de desinfectantes, tapabocas y lentes o mascarilla ya que es muy importante que se protejan los ojos”.

En la provincia hay 131 obras públicas en ejecución y 136 empresas inscriptas en el Registro de Antecedentes de Constructoras de Obra Pública (RACOP), que generan un amplio abanico de fuentes laborales. En tanto, en los últimos ocho meses, 4.116 empresas privadas y particulares se inscribieron en el registro que el Ministerio de Planificación e Infraestructura Pública abrió durante la pandemia para declarar las obras civiles privadas y así los trabajadores tuvieran los permisos para circular.

//Mirá también: Trabajadores contratados: Mendoza no paga a los empleados de la Subsecretaría de Trabajo

Bioprotocolo de prevención

El alcance del protocolo es para los albañiles, profesionales y técnicos de obra de todas las categorías, pintores de obra, plomeros, gasistas, electricistas, yeseros, constructores de tabiquería y construcción en seco, fleteros, tramitadores, inspectores de obra y demás servicios que tengan actividades en mantenimiento, remodelaciones y construcciones de obras nuevas, incluidas instalaciones.

La autoridad de aplicación y control la Dirección de Fiscalización y Control, dependiente de la Subsecretaría de Industria y Comercio.

Entre los puntos principales se destacan:

• Se deberá usar máscara protectora facial durante toda la jornada de trabajo y en el trayecto desde y hacia la obra, pudiendo ser suplantada por protectores de nariz y boca y lentes protectores de ojos.

• Mismo requerimiento de uso de protección facial para profesionales, inspectores municipales o de cualquier trabajador de ente prestador de servicio, propietarios y cualquier persona que deba ingresar a la obra.

Evitar agrupamientos, eso es, no más de cinco personas por sector de la obra y, entre estas, mantener la distancia social de dos metros. Definir la mayor cantidad posible de tareas por medios electrónicos como celulares o por correo electrónico. En caso de indicaciones en tareas de obra de manufactura, se deberá respetar la distancia establecida.

• Se debe resguardar la integridad física de los trabajadores, evitando situaciones de hacinamiento y asegurando condiciones de limpieza y ventilación del lugar. También, incorporar una desinfección frecuente de la obra.

• Los comedores o área destinada para la alimentación –si los hubiere– deberán tener turnos rotativos, garantizando el distanciamiento social recomendado durante las comidas. De no contar con ese lugar, deberán destinar un espacio que reúna las condiciones mínimas de garantía sanitaria. Es obligatorio el lavado de manos de todo el personal antes de cada comida todas las veces que resulte necesario.

No compartir vasos, utensilios de cocina, cubiertos, vasos, platos, tazas, bombillas, mate, recipientes de plástico o metal, entre otros, y todo aquello que contribuya a la propagación del coronavirus. Estos implementos serán personales y cada usuario deberá traerlos correctamente lavados desde sus casas y hacer lo propio antes de regresar.

• La empresa, propietario o comitente deberá generar espacios adecuados para que el trabajador pueda realizar correctamente el lavado de manos. En ese sector deberá existir un kit higiénico (lavabo, jabón y toallas descartables) e incluir con señalética apropiada que incentive el correcto uso de los elementos. Colocar también y en formato visible el afiche editado por el Ministerio de Salud de la Nación como también el presente protocolo.

• Garantizar la utilización de alcohol en gel o alcohol común de 96% o 97% (7 partes de alcohol en 3 partes de agua).

• Toser o estornudar sobre el pliegue del codo. No tocarse la cara con las manos.

• Los conductores de vehículos que se acerquen o ingresen a la obra deben esperar en la cabina del vehículo, no deben bajarse.

No realizar eventos o reuniones sociales en obra.

• Cada día, al finalizar sus tareas, los trabajadores deberán cambiarse de ropa en la obra, por lo que no deberán retornar a sus hogares con la misma indumentaria de trabajo.

• Al iniciar la jornada de trabajo, las herramientas deben desinfectarse previamente a ser utilizadas. No compartir herramientas y/o maquinarias de trabajo e higienizarlas de manera frecuente. Antes de un relevo en la operación de la maquinaria, limpiar y desinfectar adecuadamente el puesto de trabajo.

• La empresa, el propietario y/o el contratista realizarán un registro de asistencia diaria a la obra consignando todos los datos de las personas. El registro deberá estar a disposición de las autoridades que lo soliciten y deberá coincidir con el personal autorizado previamente a esos efectos.

• En caso de que se produzca un caso positivo verificado en obra, se deberán paralizar los trabajos por 14 días y realizar la desinfección de rigor previo a retomar la actividad.

• El cumplimiento del presente protocolo deberá ser controlado por la empresa constructora, por el profesional de obra, por el propietario y por la administración de los barrios cerrados (en caso de obras a realizarse en su interior), en colaboración y en forma solidaria con las autoridades de los gobiernos municipal y provincial. Fuente Gobierno de Mendoza