Jeremías Castillo fue detenido luego de ser intensamente buscado, pero en un juicio abreviado reconoció los hechos y recibió una pena condicional.

Castillo estaba acusado por ser parte de una banda delictiva que llevó a cabo diversos enfrentamientos con armas de fuego en la triple frontera: Godoy Cruz, Maipú y Luján de Cuyo. Reconoció los delitos por los que se encontraba imputado: amenazas agravadas, lesiones leves y abuso de armas, detallaron las fuentes judiciales.

El fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello había anticipado junto a la defensa del acusado una condena condicional de tres años de prisión, durante una audiencia en la que se iba a tratar la prisión preventiva del joven.

Pero con el aval del juez Diego Flamant -Juzgado Penal Colegiado Nº 2-, Castillo recuperó la libertad tras la sentencia, debido a que no contaba con antecedentes previos. Hacía poco más de diez días que había sido detenido. Fuente: El Sol.