Luego del paro nacional llevado a cabo la semana pasada por empleados vitivinícolas, quienes reclaman mejoras salariales, en las últimas horas denuncian que bodegas del Valle de Uco están despidiendo trabajadores.

Si bien el número será mayor, hasta el momento se trata de 10 personas que trabajan en la bodega Zuccardi, en San Carlos.

Los despidos se produjeron luego de que la Federación de Obreros, Empleados Vitivinícolas y Afines (FOEVA) no acatara la conciliación obligatoria que dictó la Dirección Nacional de Relaciones y Regulaciones del Trabajo de la Nación luego del primer día de manifestaciones, el pasado 30 de marzo.

//Mirá también Paro en Mendoza: empleados vitivinícolas bloquean el ingreso a las bodegas

Esta medida obliga a ambas partes a no tomar acciones hasta dentro de los 15 días posteriores y a negociar a fin de llegar a un acuerdo.

Desde el sector decidieron continuar con la medida fuerza hasta la tarde del martes porque, según explicaron, no tenían confirmación oficial de la conciliación. Finalmente, el paro se levantó alrededor de las 15 horas.

Denuncia gremial

Daniel Álvarez, abogado de los damnificados, confirmó que “despidieron hasta el momento a 9 personas de la bodega Zuccardi. Tal vez sean más o no. Eso lo vamos a saber con el correr de los días. Son obreros de bodegas. Hay algunos empleados que no han hecho ni van a presentar telegramas así que es muy relativo el número de los despedidos”, informó a El Cuco Digital.

Además, agregó: “Vamos a verificar si esa conciliación estaba debidamente comunicada y publicada en el Boletín Oficial como corresponde, a efectos de poder dar una respuesta”, explicó.

//Mirá también Marcha vitivinícola: trabajadores coparon el centro mendocino

Tras los despidos además se investiga fraude laboral por presuntos contratos por los que empleados de 4 o 5 años de antigüedad recibían $17 mil mensuales.

“Lo que estamos haciendo es reivindicar los derechos de personas que están trabajando con modalidad contractuales que van por fuera del contrato vitivinícola con un formato “sui generis” y que claramente podría consistir un fraude laboral porque los deja en categoría junior”, explicó el letrado.