Este martes comenzó el juicio a Gilad Pereg, el israelí acusado por el asesinato de su madre y de su tía en enero del 2019 en Guaymallén. Seis de los testigos concluyeron con que es una persona coherente e inteligente.

// Mirá también: Empezó el juicio a Gil Pereg, el hombre que se cree gato, pero lo sacaron de la sala por maullar

El debate comenzó este martes y continúa este miércoles, donde está previsto que a partir de las 8.30, la jueza Laura Guajardo de lugar a las declaraciones testimoniales ofrecidas por la querellante Claudia Vélez, quien representa a familiares de Phirya Saroussy, una de las víctimas y madre de Gilad Pereg.

Se realiza en el nuevo Polo Judicial y es transmitido por el canal de YouTube, a pedido de los familiares del acusado que residen en Israel para poder seguir el debate en vivo.

El hombre de 39 años, ingresó a la sala maullando y gritando, por lo que la jueza, Laura Guajardo, ordenó que lo retiren y lo trasladen a una sala contigua para que pueda seguir el debate.

Gilad Pereg afronta en este juicio un doble encuadre penal: homicidio agravado por el vínculo (respecto a su madre) y homicidio agravado por el uso de arma de fuego (en relación a su tía), ambos delitos por los que arriesga la pena de prisión perpetua.

Primera jornada del juicio a Gil Pereg

El jurado popular tuvo la oportunidad de escuchar los primeros 6 testimonios ofrecidos por el Ministerio Público Fiscal, representado por Fernando Guzzo y Claudia Ríos.

Entre ellos, se destacó el de un alto funcionario de la División Búsqueda de Personas, de la Policía de Mendoza. Este testigo ofreció al jurado una detallada cronología de lo que fue la intervención de su repartición en el caso.

“Vestía extravagante y actuaba en forma extraña por momentos. Pero era muy inteligente y en un principio lo tomamos como testigo y víctima al mismo tiempo, aunque estábamos atentos a todo lo que decía y algunas cosas no cerraban. Sentí que desafió nuestro accionar durante esos días. No tenía problemas para comunicarse y se lo veía calculador”, comentó el testigo.

Las declaraciones testimoniales ofrecidas durante la primera jornada estuvieron acompañadas por soporte audiovisual que fue proyectado en las pantallas dispuestas en la sala de audiencias.

Así, el jurado pudo repasar una serie de entrevistas periodísticas que el propio imputado brindó a los medios de comunicación, mientras las autoridades intentaban dar con el paradero de su madre y su tía.

Además, se exhibieron cámaras que tomaron a Gilad Pereg el 12 de enero de 2019 en la mañana, junto a su madre y su tía, en las inmediaciones que éstas alquilaban en calle España de Ciudad. Otra cámara, apostada en el Cementerio de Guaymallén y que los tomó 15 minutos más tarde, frente al predio donde vivía el ahora acusado, también fue exhibida ante el jurado.

La cabina donde trabajan las traductoras en simultáneo del juicio contra Gil Pereg en el edificio del Polo Judicial.

// Mirá también: La UNCuyo realiza la traducción del juicio a Gil Pereg para el mundo

Cómo vivía el acusado

La defensa técnica de Gilad Pereg, a cargo de Maximiliano Legrand y Lautaro Brachetta indagó a los testigos que participaron de los allanamientos acerca de las condiciones de vida con las que se encontraron en el lugar.

Un ayudante fiscal fue quien señaló que “la habitación en la que él vivía era oscura, desordenada y de forma triangular. Tenía una mesada en la que se mezclaban alimentos para mascotas, computadoras y víveres personales. En lo que eran unas canchas de pádel dentro del predio, había animales muertos”, detalló este testigo al jurado popular.