Cada vez que tienen una fiesta, las mujeres empiezan con la gran pregunta de qué ponerse al festejo. Siempre está la declaración de no tener nada para usar, por lo que se busca comprar alguna prenda nueva. Sin embargo, seguramente muchas tendrán un placard repleto de ropa de fiesta.

// Mira también: Mujeres mendocinas crearon un espacio textil solidario y popular

Además la situación no siempre está para comprar alguna prenda cada vez que nos llega una invitación para algún evento. Por otro lado, la industria de la moda es una de las más contaminantes del mundo, afectando altamente a nuestros ecosistemas y medio ambiente.

Pensando en todos estos temas, dos amigas mendocinas se unieron para crear la perfecta solución. Laura Ferrer y Natalia Montiel aman la moda y son amigas desde secundaria, siempre pensando en que en algún momento iba a salir su oportunidad de emprender.

Cuando se enfrentaron con un problema propio y buscaron la manera de solucionarlo, se toparon con la idea que iba a dar nacimiento a Locker, su emprendimiento original que ayuda a promover la moda circular y sostenible en Mendoza.

Las dos amigas hicieron de su emprendimiento de algo único en Mendoza.

Locker, un emprendimiento de amigas

Laura es arquitecta y Natalia es administradora de empresas, por lo que cada una tiene sus trabajos. No obstante, son amigas desde hace mucho tiempo y tenían muchas ganas de emprender en algo juntas. A sorpresa de ellas, la idea de emprender juntas nació de una necesidad que tenían.

Llegó la temporada de las fiestas y estaban con la gran incógnita de que usar para cada evento. “Creo que es lo mismo que le pasa a todas las mujeres. La idea surgió un poco de chiste y de verdad”, cuenta Laura a Vía Mendoza.

Fue así que las dos se sentaron y plantearon seriamente su idea. “Empezamos a investigar un poco el tema”, detalló la joven, indicando que hasta ese momento no había nada como lo que habían pensado en la provincia, solo lo encontraban en Córdoba o Buenos Aires.

Las chicas tienen un Showroom donde hay más de 150 prendas, que las van cambiando según temporada.

Su idea era ofrecer el alquiler de vestidos de fiestas, pero no fue tan sencillo como ellas pensaron al principio, principalmente porque el público mendocino es difícil de complacer. “Nosotras intentamos hacerlo diferente, porque a veces al pensar en alquiler de ropa pensas en cualquier cosa”, indicó Laura.

Además buscaron tener gran variedad de talles, ya que quieren que “todas vayan y que se sientan cómodas”.

La moda circular y una ayuda al bolsillo

Laura brindó una clara explicación de lo que es la nueva moda circular: “es un nuevo hábito de consumo, que tiene como objetivo la moda sostenible. Hace que no tengamos nada de más, que usemos solamente lo que necesitamos y que reciclemos”.

Cuando Laura y Natalia empezaron con Locker, no solamente investigaron sobre el mundo del negocio, sino que también buscaron conocer más sobre el mundo de la moda. Allí se toparon con datos escalofriantes, indicando que la industria de la moda es una de las principales causantes del deterioro de nuestro medio ambiente, afectando directamente al calentamiento global.

“Lo que nosotras buscamos es una moda mas consciente, por eso la idea de alquilar los vestidos, para que no tengamos el placard repleta de cosas que usamos una sola vez”, expresó Laura.

Ellas buscan que las mujeres mendocinas puedan encontrar un vestido para usar a su fiesta, sin afectar demasiado a su bolsillo y cuidar al medio ambiente a la vez.

Su principal meta es lograr que las mendocinas cambien sus hábitos de consumo hacía unas más amigables con nuestro medio ambiente, apuntando a evitar la acumulación e impulsar el reutilizar y reciclar.

// Mira también: Para los que sufren con su cabello: una joven guaymallina comparte tips en sus redes sociales, ayudando a domar melenas de todo tipo

Tratamos de no ser parte del problema, sino tratar de contribuir a la solución, nuestro granito de arena es aportar esto”, concluyó Laura, recordando que también buscar ayudar a las mendocinas con los gastos de sus bolsillos en este difícil tiempo económico.