El 12 de septiembre llegó y se fue, con ella una de las elecciones PASO más atípicas de muchos años. Las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias de las legislativas de este año fueron únicas por varios motivos, entre ellas los protocolos sanitarios y el Zonda.

// Mira también: PASO 2021: conocé los resultados de cada municipio de Mendoza

No ha sido la primera elección en la que jugué algún tipo de papel, pero sí fue la primer elección donde me tocó cumplir el rol de presidente de mesa. Fue en una mesa de una escuela del centro de Maipú donde me tocó desempeñar el deber cívico, lugar donde se me fue asignado votar en esta oportunidad.

A las 7.30 del domingo fue citada a la escuela mediante telegrama, y a esa hora llegué. La vicepresidente que me acompañaría durante la jornada llegó al mismo momento, por lo que juntas fuimos a recibir la urna del personal del correo. Las mesas estaban armadas en el patio, por el ingreso trasero de la escuela, por lo que nuestra primer preocupación fue el viento pronosticado para más tarde. Pero como el día comenzó fresco, teníamos algunas esperanzas de que así siguiera.

Sin mayores conflictos y con la aparición de los fiscales de Cambia Mendoza y Frente de Todos, preparamos y abrimos la mesa para votar. Fueron numerosos los bancos que utilizamos para acomodar la gran cantidad de boletas para estas PASO.

Los votantes

A las 8.15 llegaron los primeros electores a nuestra mesa, la mayoría de buen humor y con sus lapiceras en mano. Desde las 9 hs hasta las 13 hs, nuestra mesa no daba a basto. Al mediodía ya el 50% del padrón de la mesa se había acercado a votar.

En ese rango de tiempo, no hubieron conflictos importantes. Sí se hizo notar la mala educación o faltas de respeto por parte de algunos votantes. Algunos por la falta de organización al ingreso del establecimiento educativo, - aunque varios nos manifestaron que nuestra mesa era una de las que menos fila tenía - otros por los protocolos sanitarios y unos pocos por su descontento político.

La gran cantidad de electores traía consigo su lapicera y su desinfectante. Algunos pocos se lo olvidaron y utilizaron el que teníamos a disposición en la mesa, que desinfectamos cada vez que alguien lo usaba. Muchos también nos consultaban como cerrar el sobre, si usar plasticola o no.

Alrededor de las 15 hs, el viento que hasta ese entonces era fresco, se transformó en caluroso. Todas las mesas estaban al aire libre en el patio, por lo que sosteníamos los papeles con firmeza. Algún que otro comprobante de voto tuvimos que salir a correr. Llegamos a la conclusión de que los barbijos no nos protegía del coronavirus únicamente, sino también del viento Zonda.

Con la llegada del viento Zonda, la gente dejó de concurrir en números. Ya era más dispar la asistencia, aunque seguían llegando personas a votar. A las 18 hs cerramos la mesa y en total 262 personas habían emitido su voto en nuestra mesa, el 75% del padrón.

Las perlitas del escrutiño

Fue una jornada larga y agradable, salvo el viento y los sobres con plasticola.Gentileza Melisa Morales

Con mucho cansancio y ganas de llegar a casa para poder quitarnos la tierra del Zonda, con los fiscales llegamos al acuerdo de realizar el acto del escrutiño sin mayores conflictos. Lo que más demoró fue el abrir los sobres, consecuencia directa del uso de plasticola para cerrarlos.

Como persona que cumplió el rol de presidente de mesa, recomendaría solamente doblar la solapa del sobre dentro del mismo, para evitar la molestia que seguramente fue generada en muchas autoridades de mesa alrededor de la provincia.

El miedo de romper una boleta por romper el sobre me invadió en esos momentos (lo que podría invalidar un voto), por lo que opte obligada por cortar los sobres con una regla. Fuera de los sobres, no hubieron mayores inconvenientes durante el escrutiño.

// Mira también: Las elecciones dejaron en descubierto las condiciones en la que los estudiantes lasherinos toman clases

Los resultados de mi mesa de Maipú reflejaron los resultados provinciales de estas PASO: ganó Cambia Mendoza por un amplió margen y los votos en blanco fueron la tercera fuerza.