A raíz de la llegada de los primeros fríos fuertes a Mendoza, la Dirección de Defensa Civil reiteró una serie de medidas de seguridad para evitar la intoxicación con monóxido de carbono (CO) al encender los aparatos de calefacción en el hogar.

//Mirá también: Cinco personas fallecieron intoxicados por monóxido de carbono en Godoy Cruz y una beba se salvó de milagro

Lo primero que se recomienda es hacer verificar previamente los artefactos e instalaciones por un gasista matriculado y limpiar los calefones y cocinas.

También se pidió que para evitar accidentes, no hay que utilizar las hornallas y el horno de la cocina para generar calor en el interior de la vivienda.

El monóxido de carbono, inoloro, se produce cuando el gas (natural o de garrafa), el querosene, leña, alcohol o cualquier sustancia orgánica se quema de forma incompleta. Algunas de las causas que lo generan son:

- Insuficiente ventilación del ambiente en donde hay una combustión.

- Instalación de artefactos en lugares inadecuados.

- Mal estado de los conductos de evacuación de los gases desacoplados, deteriorados o mal instalados.

- Quemador de gas con la entrada de aire primario reducida.

- Acumulación de hollín u otro material en el quemador.

//Mirá también: El operativo “La garrafa en tu barrio” recorrerá Guaymallén

Otra importante señal que hace sospechar la presencia de CO en un ambiente es cuando la llama del artefacto calefactor es de color amarillo o naranja en lugar de la azul normal. Esto es producto del carbono libre en estado de incandescencia, así como la aparición de manchas, suciedad o decoloración de los artefactos, en sus conductos de evacuación o alrededor de ellos.

Por este motivo, siempre hay que mantener ventilados los ambientes de la vivienda y apagar las estufas o artefactos antes de ir a dormir.

Ante el menor síntoma de intoxicación, llamar al 911 y concurrir al centro asistencial más cercano. Fuente Los Andes