En un día tan particular en la historia naval argentina y mundial, en la historia de 323 familias, en la historia de los sobrevivientes y en la historia de millones de argentinos, que perdieron a sus seres queridos (Padre, hijo, hermano, marido, novio, compañero) en la guerra, Vía Malvinas habló con 3 sobrevivientes de aquel momento. Los VGM Nilo Navas, Juan Vera y Pedro Luis Galazzi, dieron su testimonio de lo sucedido ese día y cómo ven hoy la situación en la sociedad actual.

VGM Pedro Luis Galazzi, Juan Vera y Nilo NavasVía Malvinas

“En ese momento, era cabo primero de operaciones, me encontraba en el CIC cubriendo la guardia de 12 a 16. Cuando se produce el ataque, el primer torpedo nos impacta en la parte de la popa del buque”, dijo Nilo Navas. Él relató que el buque se frenó y se puso de costado. En ese momento se sintió un segundo impacto en la proa y cortó 20 metros del barco. “A partir de ahí tuvimos que adoptar las órdenes que nos iban impartiendo, lo cual implicaba cubrir puestos de abandono”, agregó.

A las 16:23 horas debieron abandonar el buque. “Una de las decisiones más difíciles que hubo que hacer. Abandonar nuestra casa y enfrentarnos, no sabíamos muy bien a qué. Así fue que, como pudimos, fuimos a las balsas y pudimos alejamos del buque que se nos inclinaba sobre nuestra balsa. Pudimos alejarnos 50, 60 metros hasta que a las 17 horas el buque desapareció de la superficie”, contó Nilo.

VGM Nilo Navas.Vía Malvinas

Una noche insufrible para los sobrevivientes. El viento, el fío, la lluvia y el oleaje del Mar Argentino, azotaba las balsas y ellos sin poder tener control. “La verdad que fue dramática esa noche. La balsa se nos inundaba de agua, se desinflaban, se pinchaban. Había que estar trabajando permanentemente reparándola. Las puertitas de entrada se habían roto los cierres, asique con las manos entumecidas íbamos tratando de cerrar la balsa como pudiéramos”, explicó Navas. Así recordó que pasaron la primera noche del naufragio. Al otro día un avión de la Armada los divisó y los buques escoltas “Bouchard” y “Piedrabuena” comenzaron a sacarlos del agua.

No obstante, la balsa en la que iba Nilo Navas, permaneció a la deriva otro día más. “Recién a la noche siguiente, cuando se iban a cumplir 32 horas y cuando estábamos al límite de nuestras fuerzas, el Aviso “Gurruchaga”, haciendo sonar sus sirenas y con todas las luces encendidas, nos encuentra y nos logra rescatar”, comentó. Más tarde, a las 04:00 de la madrugada, lograron rescatar la balsa donde iba el Comandante del buque, Capitán de Navío Bonzo.

Las balsas debieron separarse para no ser succionadas por el buque y ser llevadas a las profundidades.

Nilo Navas, en particular, está muy agradecido con la dotación del “Gurruchaga” por brindarles todo, comida, abrigo y compañía, y con el pueblo de Ushuaia. “Ushuaia fue el pueblo que nos recibió luego del naufragio. Por lo tanto, en lo personal, tengo una relación muy directa. Es por eso que todos los años, todas las navegaciones que planifico en mi velero “Galileo”, la hago a partir de Ushuaia como último puerto”, recalcó.

Para finalizar, Navas dijo que en tiempos de crisis como la que estamos pasando, deberíamos tomar la experiencia de Malvinas. “La historia del Belgrano, es una historia de héroes. Nosotros siendo tan jóvenes, tuvimos que tomar decisiones tan difíciles, nada más y nada menos que luchar por nuestra vida, y lo hicimos trabajando en equipo. Es lo que necesitamos en este momento. Si todos nos ponemos del mismo lado vamos a salir adelante. Porque este también es un barco que se hunde y estamos todos arriba de este barco”, contó y citó al conscripto Lamadrid que bajó 4 veces a buscar a sus compañeros para sacarlos. “En la cuarta vez que intentó bajar, no subió”, dijo.

Por otro lado, el Capitán Galazzi dijo “no se puede olvidar todo lo que ocurrió, la tragedia. Fuimos los testigos de la pérdida humana y material más grande que tuvo la Argentina y no es nada poco. Lo importante es haber dado el ejemplo de lo que se tiene que hacer cuando la Patria a uno lo necesita”.

VGM Pedro Luis Galazzi. Segundo Comandante del Crucero A.R.A "General Belgrano" durante el conflicto.Vía Malvinas

Galazzi agregó que fue una suerte haber estado ahí, porque por más que no fue buscado “no todos los marinos tuvieron la oportunidad de luchar alguna vez por la Patria y su soberanía en esa forma. Nosotros estamos muy orgullosos de la suerte que tuvimos y siempre estamos presentes en homenajes para que no se olvide el nombre de nuestros héroes y el de nuestro Belgrano”, remarcó.

También dio un mensaje a la sociedad para que luchen unidos. “No creo que muchos crean qué es la Patria. Si alguno lo tuvieron, ya lo olvidaron”, expresó. “Para rejuvenecer esta Argentina que tenemos, muchos me preguntan ‘qué podemos hacer por los que murieron luchando por nuestra Patria’ y yo digo ‘si todos nos ponemos la camiseta de la Patria como nos pusimos los hombres que lucharon en Malvinas dejando de lado las ideologías, dejando todas estas cosas que nos están matando más que el virus’, de esa forma luchemos para que todos los argentinos trabajen, sea donde sea: como maestros, como empresarios como gobernantes y luchemos para dar el ejemplo a aquellos que tienen que dar el ejemplo, que hace mucha falta en la Argentina”, finalizó.

Crucero A.R.A "General Belgrano" maniobrando con munición 152 mm cubierta.Vía Malvinas

Por otro lado, Juan Vera se expresó desde el dolor que le produjo el paso de la historia con la firma de convenios inconvenientes para los intereses nacionales y en deshonra de aquellos que lucharon en Malvinas por agua, aire y tierra.

Con una mirada actual y a 39 años del conflicto dijo “Malvinas para mí es una herida que sangra, es la punta de un iceberg que podemos ver qué está ahí, sangrando. Es el espejo de la ignominia que significa decir que somos libres, pero tenemos el país invadido. Es la demostración práctica de que estamos de rodillas”, dijo.

VGM Juan Roberto VeraVía Malvinas

Vera remarcó la situación argentina en relación a Malvinas: la indigencia, la pobreza, la entrega de los recursos mineros, petroleros, gasíferos, pesqueros, la entrega de la hidrovía, de aerolíneas, del correo del transporte naval, del cierre de fabricaciones militares y las privatizaciones generalizadas. “Malvinas es la foto del desguace del Estado. Todo eso es Malvinas, es la sensación que aquellas 632 muertes por honrar un juramento hecho un 20 de junio, no sirvió para nada”,, reflexionó, no como una mera queja, sino como una apreciación de lo que pasó en estos 39 años.

Aún siguen vigentes como el primer día, los acuerdos de Madrid. Verdaderos tratados internacionales que nuestros representantes en el congreso no quieren tratar. Todo el mundo dice que son oprobiosos que arrodillaron la Nación en una entrega permanente, mejorados además en 2016 por aquel comunicado conjunto llamado Foradori - Duncan. ¿se puede cambiar? Claro, siempre y cuando nuestros representantes quieran”, dijo.

El acuerdo Foradori Duncan, trajo muchas polémicas en el país.

Vera también dijo “soy sobreviviente del Crucero Belgrano, soy militante de ATE, milito desde 1990 contra los acuerdos de Madrid, pero como dice el dicho, ‘una golondrina no hace verano’. Asique acá estamos tratando de dejar testimonio sobre que ‘la única pelea que se pierde es la que se abandona’”, remarcó e instó a “empoderarse de la política y hacer lo que se debe. Votar a gente honesta y no a los pícaros de siempre, es la única alternativa”.