El presidente de la entidad contó a Vía Malvinas Argentinas cómo atraviesan la crisis en esa zona del Partido, donde arrastran dificultades previas a la pandemia.


Los comerciantes de Grand Bourg ya estaban atravesando una crisis cuando llegó la cuarentena. El cierre de la estación de tren con fines de remodelación en mayo de 2018, redujo la circulación de gente y, por ende, las ventas. Ese fue el primer masazo. Luego, vino la pandemia. Sin embargo, Daniel Buttó, presidente de la Cámara de Comercio de Grand Bourg, cree que debe haber alrededor de un 10 por ciento de comercios que cerraron en el contexto del aislamiento. “Pensé que iban a cerrar muchos más. El comerciante se banco lo más que pudo, endeudándose“, asegura en diálogo con Vía Malvinas Argentinas.

Los cálculos de Buttó son aproximados porque hace poco que está a cargo de la entidad que, por otra parte, según cuenta, estuvo abandonada durante años. “Durante casi 10 años, la Cámara prácticamente dejó de operar y tuvo una muy mala administración. Hubo un hartazgo de comerciantes de toda la vida, familias pioneras de Grand Bourg, como es mi caso, ante lo cual les sugerí que levantáramos la Cámara y empezamos a hacerlo hace casi un año”.

Daniel Buttó está al frente de la Cámara de Comercio de Grand Bourg (Web)

“No tenemos censo, ni estadísticas, ni asociados, porque se perdió todo en estos años. Entre diciembre y febrero último, reconstruimos un poco los archivos y quedó conformada una comisión directiva. Eso se presentó en el Municipio con el objetivo de poner en orden la parte legal pero quedó frizado por la pandemia”. Mientras tanto, se armó un grupo de whatsapp de comercios que funciona como una canal informativo sobre cuándo y cómo abrir, cómo aplicar los protocolos sanitarios. Buttó – que, además, es dueño del supermercado Don Bruno y presidente del grupo de supermercadistas Grupo Delta – se convirtió en el coordinador de ese grupo e intermediario entre el comercio y el Municipio.

La mayoría de los comercios que funcionan en el centro y que comenzaron a agruparse en la Cámara no son cadenas, sino pequeños negocios, empresas familiares, por lo cual no pudieron acceder a los créditos otorgados por el gobierno en el marco de la pandemia ni al Programa ATP (salario complementario). “En nuestro circuito de locales, hay muy pocos que pudieron acceder a esa medidas porque son negocios chicos que hacen lo que pueden, incluso algunos ya venían con deudas”, cuenta Buttó. Si bien a nivel municipal, se suspendió el ABL por dos o tres meses, “siempre falta”, piensa. “En época normal falta, imaginate en pandemia. Faltaron un montón de medidas. Hay un déficit de gestión en general. Y eso que dentro de todo en Malvinas ha mejorado muchísimo la gestión municipal”.

Por eso, junto a los comerciantes ya han comenzado a pensar estrategias para potenciar las ventas, como la campaña “impulso comercial” que será lanzada en septiembre. Al mismo tiempo, Buttó está dedicado a elaborar una encuesta sobre tipos de comercios, nivel de facturación, ventas que “nos va a dar un panorama más claro del centro más fuerte de Malvinas”, asegura. “Soy de acá de toda la vida. Quiero ver distinto a Grand Bourg”, concluye.




Comentarios