“Challaolandia”, así se llamó el parque de diversiones mendocino que fue furor en los años 70 y 80. Hace 56 años que el lugar más concurrido por niños y adultos cerró sus puertas, pero sus atracciones siguen intactas en el lugar.

// Mirá también: Las Heras lleva espectáculos y diversión a los barrios para estas vacaciones

Todo comenzó en julio de 1964, cuando sobre un enorme predio ubicado en El Challao, departamento de Las Heras, se inauguró Challao Land Park. Fue el primer parque de diversiones permanente en la provincia y marcó un antes y un después en los mendocinos.

Challaolandia, el parque de diversiones abandonado.

El parque contaba con numerosas atracciones que volvían locos a los mendocinos. Entre las más recordadas están las “telesillas”, que recorrían el lugar por encima de todo y el “Tren fantasma”. Este último fue famoso por el uso de telarañas reales y porque los personajes fantasmales solían asustar al público.

La lista de entretenimiento era extensa, “Los botecitos”, “El gusano Loco”, “El puente de la esperanza”, “La pista de karting”, “La Rueda Mágica” eran los más concurridos.

Tal fue el éxito del lugar que se fueron incrementando las actividades, los domingos se realizaban bailes y muchos artistas lo utilizaban para dar recitales.

// Mirá también: Qué actividades hay esta primer semana de vacaciones en Las Heras

Lamentablemente, muchos niños comenzaron a sufrir heridas en los juegos. El primer accidente se registró en 1966, cuando una niña de 10 años se lesionó su pierna en “La rueda mágica”. Su padre realizó una denuncia y el hecho se volvió viral.

Luego de dicha denuncia, varias familias consideraron al lugar peligroso y con los años el parque fue perdiendo su atractivo. Fue en los años 80 cuando decidieron cerrar sus puertas.

El parque embrujado

Muchos vecinos, 56 años después, se acercan para recordar y mirar el cementerio de juegos. Algunos aseguran que por las noches extraños ruidos se escuchan dentro del parque.

Los ruidos de los metales le quitan el sueño a varios vecinos y muchos de ellos aseguran que son “fantasmas”.

Challaolandia, el parque de diversiones abandonado.

Al día de hoy, el parque más recordado por los mendocinos, es custodiado por “Manolo”, un hombre quien tiene la esperanza de que algún día todos esos juegos puedan volver a funcionar.