Hace tan solo unos días atrás se dio a conocer un caso en La Plata, donde el dueño de una casa junto a su hijo atacaron y mataron con un hacha a dos ladrones que ingresaron al hogar. Posterior a esto se dio cuenta de que uno de los malvivientes era un prófugo de la Unidad 32 de Florencio Varela.

//Mirá también: Una pasajera escupió al chofer de un colectivo de La Plata al exigirle que se coloque el barbijo

Se trata de Alejandro Claudio Guerrero de 37 años quien hace ya varios meses era buscado por la Justicia, teniendo en cuenta que era un prófugo. Tiempo atrás, en una de sus salidas transitorias donde solo podía gozar de su libertad por 48 horas escapó y no regresó a la Unidad, sin embargo, unas semanas después compartió en un estado de Whatsapp una imagen donde estaba a los besos con una mujer, que resultó ser la esposa de su compañero de celda.

El hombre era buscado no solo por la Justicia sino también por los presos que se encontraban alerta ante semejante engaño.

Este lunes se conoció el hecho que conmocionó a toda la ciudad de La Plata, donde un padre y un hijo mataron a dos ladrones que querían ingresar a su hogar, y una de las víctimas resultó ser el Pastor evangélico, Alejandro Claudio Guerrero.

Padre e hijo atacaron y mataron con un hacha a dos ladrones que ingresaron a su casa@nandotocho | Twitter

El expresidario tuvo una larga vida de celda en celda, desde los 10 años que robaba, y la primera vez tras las rejas fue en la provincia de Buenos Aires en mayo de 2012, donde fue liberado en 2015. No obstante, en febrero del 2016 regresó por un robo calificado, y de la misma tuvo su primera salida transitoria en el 2021, cuando se convirtió en un total prófugo.

Además, sobre la víctima se sabe también que había dado su testimonio en el programa de Telefe, en septiembre de 2018, donde confesó: “Yo tiré gente del tren para robarle”. En el mismo diálogo también contó que él de chico recibía muchas golpizas de su padre por lo que se fue de su casa de niño. “En ese tiempo era mejor morirse que seguir viviendo. A esa edad yo debía estar estudiando, y viviendo con mis hermanos y padres”.