Con la intención de que otra mujer no sufra lo mismo que ella, Mara Sist decidió compartir lo que vivió estando en pareja con Fernando Fernández, uno de los rugbiers denunciados por difundir fotos íntimas de otras chicas sin su consentimiento. En su testimonio da cuenta de hechos de violencia física y psicológica que la llevaron a terminar con esa relación aunque la agresión continuó con más amenazas.  "Me apretó contra la cama y me dijo: 'Agradecé que no te c... a palos'", contó la joven.

Luego de que se desatara un escándalo por el tuit de Narella, la primera joven en acusar a los integrantes del Club Universitario de difundir fotografías suyas mientras mantenían intimidad, Sist decidió denunciar legalmente a Fernández ante la fiscalía de violencia de género. El rugbier ya tenía una restricción perimetral para acercarse a ella que había violado tiempo atrás. "Fue mucho el abuso físico. Me asustó", subrayó la joven y contó que le costó salir de la relación y hacer la denuncia porque muchas veces él "la hacía sentir responsable de su enojo".

En una entrevista con TN, Mara contó la angustia que sintió al enterarse de lo que habían sufrido otras chicas porque le hizo revivir lo que había padecido ella. Pero luego decidió hablar para solidarizarse con esas mujeres y también evitar que vuelvan a repetirse estos casos. "A las mujeres las tratan de objeto, nos sienten trofeos. Se jactan, se ríen, lo disfrutan", expresó y asegura que se trata de una conducta en equipo en la que "se cubren unos a otros".

En su cuenta de Twitter, Mara publicó un texto donde cuenta lo que vivió con Fernández junto con imágenes de la denuncia y la orden de restricción que pesa sobre el deportista. Además, acompañó la publicación con capturas de chats en los que él aseguraba que la iba a golpear y a quemar su casa.