Fue atacado a golpes por jugadores de rugby y ahora la Justicia de Córdoba interpreta que él fue quien inició la pelea, feroz, en el seno del country Lomas de la Carolina, que motivó su denuncia en diciembre de 2020.

//Mirá también: Córdoba violenta: denuncia feroz ataque de rugbiers

Es el giro novedoso que toma la investigación por la denuncia que realizó el joven Lautaro Insúa, al que le dieron una golpiza cuando realizaban una fiesta no autorizada para celebrar el fin de la escuela secundaria, con sus compañeros del colegio privado Mark Twain.

Iniciada la causa contra los denunciados Tadeo Torasso y Mateo Soler, ambos rugbiers, la Justicia consideró que fue el denunciante quien comenzó la pelea y ordenó el sobreseimiento de ambos acusados, aunque uno de ellos deberá responder por el presunto exceso en su defensa a golpes.

//Mirá también: Otra vez, rugbiers: el ex Puma Soler dice que su hijo respondió a una agresión

Sobre la causa, el abogado de Torasso, Fernando Zapiola, comentó que “está demostrado que él no participó de esa pelea”, dijo sobre su defendido en diálogo con Arriba Córdoba, de El Doce.

Por su parte Soler resultó sobreseído en la acusación por violación de domicilio y daño, pero irá a juicio por el presunto delito de “exceso de legítima defensa”, ya que se consideró que Lautaro Insúa fue quien comenzó la pelea.

El padre de Soler, que llegó a ser jugador de los Pumas, dijo en su momento que “Lautaro estaba bajo los efectos del alcohol y empezó a empujar a mi hijo. Mi hijo se levantó, le pegó tres trompadas y ahí se acabó todo”, dijo en una versión que ahora tuvo eco en los tribunales cordobeses.