El sacerdote no ofició la misa del pasado domingo ni estaba en su domicilio, lindante a la parroquia, por lo que poco después los manifestantes se retiraron.


Decenas de personas marcharon el pasado domingo, hasta una parroquia de la localidad bonaerense de Gonnet, La Plata, para “repudiar” al cura Eduardo Lorenzo, confesor del padre Julio César Grassi y acusado de abusar de al menos tres menores, informaron hoy fuentes judiciales.

Lorenzo fue sometido días atrás a pericias psicológicas por orden de la fiscalía que investiga los hechos, que habrían ocurrido entre 1990 y 2008.

Lorenzo fue sometido días atrás a pericias psicológicas por orden de la fiscalía (web).

“Vecino, vecina, no sea indiferente, abusan a los niños en la cara de la gente”, coreaban los manifestantes, que se concentraron en la Estación de Gonnet y marcharon hasta la Parroquia Inmaculada Madre de Dios, situada en 502 entre 15 y 16.

El ultimo caso de abuso por el que se investiga a Lorenzo fue denunciado meses atrás por una de sus víctimas, Julián Bártoli, quien contó los abusos que sufrió cuando tenía 13 años.

El cura Eduardo Lorenzo, excapellán del Servicio Penitenciario Bonaerense y confesor del padre Grassi (web).

El hombre recordó que el sacerdote “reunía a un grupo todos los viernes en su departamento con la excusa de definir las actividades de los boy scouts de los sábados”, pero cuando los demás se retiraban, él se quedaba.

“Y ahí empezaba su ritual: se bañaba, se afeitaba, se perfumaba, se ponía su pijama y se acostaba y me pedía que lo besara para hacerlo dormir, que lo besara en el cuello, que lo abrazara”, relató Bártoli.

Y agregó: “En una oportunidad me llamó a su habitación y él estaba sobre la cama, solo con la parte de arriba de su pijama, exhibiendo su pene desnudo y hablando lo más normal ¿qué les parece que eso genera en la psiquis de un chico? Al día de hoy no puedo acordarme qué pasó y qué me hizo”.




Comentarios