Finalmente se llevó a cabo la reunión entre los gastronómicos y el intendente de la ciudad de La Calera, Facundo Rufeil, para pedir el apoyo del ejecutivo municipal ante las restricciones dispuestas por el gobierno provincial.

"Lamentablemente no puedo hacer nada porque es un DNU, y si no lo cumplo, me podrían imputar como ya les pasó a varios intendentes" fue la respuesta del jefe comunal ante el pedido de los propietarios de bares, cafés y restaurantes de ser intermediario ante el gobierno provincial de reveer la medida, que rige desde el Lunes 12 por catorce días .

Al pedido de los gastronómicos se les suma la carta enviada desde las escuelas de danzas y gimnasios calerenses al intendente, comunicándole que a partir del 13/10 "procederemos a desempeñarnos bajo el protocolo previsto para entrenar al aire libre con profesor, teniendo en cuenta la gran amplitud de nuestros parques con los que en suerte contamos". Al final, desistieron de esta opción, ya que temen ser sancionadas por la autoridad de aplicación.

Estos sectores obtuvieron un apoyo económico por parte de la Municipalidad. Los gastronómicos una exención de las tasas de comercio, y las academias de danzas una ayuda monetaria.