Como una manera de manifestar su preocupación por falta de respuesta a sus reclamos, trabajadores del transporte público de pasajeros de Jujuy, afiliados a la Unión Tranviarios Automotor (UTA), realizaron una marcha por calles de la ciudad al cumplirse el séptimo día de paro por falta de pagos y la quita del crédito laboral, además de haber quedado desamparados en materia de obra social.

//Mirá también: El paro de colectiveros, en un callejón sin salida

Tras una asamblea de delegados y una concentración frente al estadio del club Gimnasia y Esgrima, en el ingreso a la capital jujeña, los choferes se movilizaron hacia la sede central del municipio, ubicado a unos 300 metros, sobre la avenida El Éxodo, y luego hacia la Casa de Gobierno.

El miércoles pasado el Ministerio de Trabajo y Empleo de la Provincia había dictado la conciliación obligatoria para los distintos actores vinculados al trasporte urbano de pasajeros y desde el jueves se vino dialogando, aunque hasta ahora todo ha resultado infructuoso. Inclusive los trabajadores han rechazado las intimaciones a volver a prestar servicio, como de rigor se impone mientras impera el compás de diálogo abierto por la autoridad laboral.

El año pasado hubo varias medidas de fuerza aplicadas por los choferes de colectivos en la ciudad, ante la falta de pago de sus haberes en tiempo y forma. Ahora la protesta se reitera y se profundiza.

“Consideramos que es una responsabilidad que le compete también al Gobierno. Hemos puesto lo mejor de nuestra voluntad, pero la situación no da para más. El año anterior fue constante esta pelea porque no se paga en tiempo y forma”, describió Pedro Pereyra, chofer de la empresa El Urbano.

SIN CRÉDITO LABORAL NI OBRA SOCIAL

Sobre la deuda salarial, que incluye junio y aguinaldo, indicó que solo les abonaron “siete mil pesos”, lo que significa “ni siquiera el diez por ciento del salario”, en tanto que dirigentes de la UTA comunicaron la quita del crédito laboral “por no haber percibido ni siquiera el treinta por ciento del salario, y en algunos casos nada”.

Pero además, por la misma razón la Cámara Jujeña de Empresas de Salud suspendió los servicios a afiliados a la Obra Social de Conductores del Transporte Colectivo de Pasajeros (Osctcp), según hizo público la conducción sindical.

Por otro lado, los trabajadores del sector interpretaron como “una falta de respeto” y una “irresponsabilidad total” la propuesta del municipio capitalino de convocar a taxis y vehículos particulares para trasladar pasajeros, ante la continuidad del paro.

//Mirá también: Paro de colectivos en Santa Fe: sigue interrumpido el servicio

“Me parece que el Gobierno, como policía laboral, tiene que tomar una decisión. Así como nos piden que acatemos la conciliación, ¿por qué no les piden a los empresarios que abonen el salario hasta el cuarto día hábil de cada mes, como se comprometieron en las reuniones paritarias?”, expresó Pereyra en declaraciones radiales.

La medida de fuerza en el sector del transporte público de pasajeros que ha venido paralizando a la ciudad en las últimas horas se inició el miércoles pasado en el marco de una asamblea de delegados de la UTA en las empresas que prestan el servicio público en esta capital y los servicios de corta y media distancia.

Para esta tarde está previsto que las partes vuelvan a reunirse a fin de destrabar el conflicto, siempre en el marco de la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo provincial.