En simultáneo con un reclamo similar visibilizado en Buenos Aires, la dirigencia de la Seccional Jujuy de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) presentó al Ministerio de Trabajo provincial un petitorio por la implementación de un plan de vacunación para 1.400 choferes de colectivos, como también requirió que se profundice el control al cumplimiento de los protocolos sanitarios para evitar contagios en las unidades.

“Hemos pedido al ministro de Trabajo de Jujuy, Normando Álvarez García, que interceda ante las autoridades de Salud para que nos conceda la vacuna contra el coronavirus en beneficio de 1.400 choferes”, dijo Nicolás Abet, secretario gremial de la UTA-Jujuy.

En abono de la solicitud, el dirigente advirtió que desde el inicio de la pandemia se “registraron doscientos casos positivos y doce fallecidos del sector”, por lo que argumentó que los conductores “tienen que ser inmunizados porque son trabajadores esenciales”, subrayó.

EFECTIVO CONTROL DE LA BIOSEGURIDAD

También la UTA jujeña reclamó a las autoridades municipales y provinciales la implementación de un control “efectivo” de las medidas sanitarias en los vehículos que se utiliza para el servicio, sobre todo en relación a la cantidad de pasajeros que ingresan a la unidad, como también la distancia entre los usuarios y el cumplimiento de la exigencia de ventilación.

“Acá le piden a los choferes que realicen todo el trabajo y eso deriva en discusiones con los ciudadanos y a veces hasta con conflictos que incluyen la agresión a los conductores”, relató Abet al referirse al funcionamiento del transporte público en Jujuy.

Desinfección de colectivos, en Jujuy

En relación a las medidas de seguridad y de prevención de contagios, el gremialista señaló que “es muy difícil controlar la cantidad de pasajeros que deben viajar”, por lo que requirió a las empresas del sector que “aumenten el número de colectivos para evitar la aglomeración de personas”.

En la provincia de Jujuy se estableció que las unidades del transporte público urbano pueden circular con un máximo de diez personas paradas, una vez que se ocupan todos los asientos, mientras que se anula la puerta delantera y el chofer debe estar aislado con una cortina de plástico, una mampara de acrílico.

CUESTIONES SALARIALES

Por otra parte la conducción local de la UTA planteó que los trabajadores del sector atraviesan “una situación salarial caótica”, con el cobro de sus haberes “en cuotas”, situación por la que se busca “mejorar el sistema para percibir los sueldos en tiempo y forma”.

“No hay previsibilidad para garantizar los subsidios del transporte público”, añadió Abet en referencia a las dificultades para acceder a los subsidios provinciales y nacionales para el funcionamiento del servicio.