Dos grupos de brigadistas jujeños partieron rumbo a la provincia de Río Negro para colaborar en el combate de los incendios de gran magnitud que se registran en la localidad de El Bolsón.

Se trata de diez combatientes de incendios forestales dependientes del Ministerio de Ambiente provincial y seis brigadistas del Parque Nacional Calilegua, quienes arribaron este martes vía aérea a aquella provincia patagónica para iniciar tareas de inmediato.

“Nuestra preocupación se concentrará en evitar las pérdidas de la masa boscosa y las condiciones del ambiente porque nuestros combatientes están altamente capacitados para atender estas situaciones”, señaló el director de Incendios de Vegetación y Emergencias Ambientales de Jujuy, Alejandro Cooke, quien viaja junto al grupo.

La delegación encabezada por el director de Incendios de vegetación y Emergencias ambientales del Ministerio de Ambiente, Alejandro Cooke (izq.)(Archivo Vía Jujuy)

Explicó el funcionario que los brigadistas van a colaborar en contener el fuego para que no avance sobre zonas pobladas, y está inicialmente previsto que los combatientes permanezcan prestando servicio durante 15 días, luego de lo cual se analizará un relevo, si se considera necesario.

Finalmente Cooke señaló que los brigadistas jujeños están viajando entre un total de 41 de todo el Noroeste, que “están sumamente calificados y tienen una gran experiencia en este tipo de incendios”.

Incendios de gran magnitud, y sospechosos

El viaje de los brigadistas para asistir a colaborar en Río Negro, como sucedió hace un mes con otros incendios registrados en la zona, se concreta a partir de una solicitud del Sistema Nacional de Manejo del Fuego del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, debido a las dimensiones del hecho y la afectación sobre los bosques, la vegetación y la biodiversidad del lugar.

En tanto, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, anunció que presentará una denuncia penal para que se investigue “los incendios intencionales” en zonas de Río Negro y Chubut, los que forzaron la evacuación de al menos 200 pobladores y dejaron a “quince personas en condición de desaparecidas y más de cien casas afectadas por el fuego”.