Abruptamente terminó en la madrugada de este sábado una fiesta clandestina en el barrio Alto Comedero, cuando una patrulla de la Policía de Jujuy tocó a la puerta de una casa y se dio con que más de 80 adolescentes, en su mayoría mujeres, “bailaban, consumían alcohol y no respetaban el distanciamiento social” obligatorio por la pandemia de coronavirus, dijeron fuentes de la fuerza de seguridad.

De acuerdo a la información proporcionada, eran más de 80 estudiantes de establecimientos secundarios de esta capital y de la ciudad de Palpalá los que participaban de una “fiesta de colores” (sic), organizada a pesar de la prohibición que rige a raíz de la situación sanitaria.

También había mayores de edad entre los presentes, según se desprende del reporte oficial.

La fuerza de seguridad informó que el festejo tenía lugar en un domicilio particular del sector El Paraíso, de Alto Comedero, al sur de esta capital, y que participaban del mismo alumnos y alumnas de unas diez escuelas de la zona y de la vecina ciudad siderúrgica.

PELIGROSAMENTE CLANDESTINA

Un llamado telefónico anónimo fue el que alertó a la Policía sobre la situación, por lo que de inmediato se dispuso que personal de la Unidad Regional cercana al sector, se dirigiera al lugar.

Al presentarse en el sitio que les habían señalado, los efectivos constataron que “había más de ochenta personas que bailaban, consumían alcohol y no respetaban el distanciamiento social”.

Como es de rigor, consultaron al Juzgado Contravencional de la Provincia los pasos a dar. Así es como se dispuso la demora de todos los concurrentes, que eran 38 varones y 46 mujeres, quienes fueron trasladados a una sede policial a los efectos de que se pueda tramitar las pertinentes actas de infracción.

ADOLESCENTES Y MAYORES IRRESPONSABLES

La Policía confirmó que los alumnos argumentaron estar celebrando una “fiesta de colores” y dijeron pertenecer “a más de diez establecimientos educativos” de San Salvador de Jujuy y Palpalá. En cambio nada se informó acerca de la situación de los propietarios del domicilio donde se llevaba a cabo la reunión no autorizada.

Una vez completados los trámites correspondientes, los adolescentes fueron puestos a disposición de sus padres, en tanto que los mayores quedaron alojados en la dependencia policial hasta que se conozca una nueva decisión judicial en torno a su situación.

El Ministerio de Seguridad provincial habilitó la línea telefónica gratuita 0-800-888-3368 para recibir alertas y denuncias sobre la realización de fiestas clandestinas en toda la provincia.