Ucrania: elaboran propuesta de paz para presentar a la ONU

La iniciativa destaca que el acuerdo debería garantizar la soberanía, la independencia y la integridad ucranianas. El 24 de febrero se cumple un año del inicio de la guerra en el este de Europa.

Volodimir Zelenski, presidente de Ucrania, en un mensaje grabado ante la Asamblea General de la ONU, en septiembre de 2022.
Volodimir Zelenski, presidente de Ucrania, en un mensaje grabado ante la Asamblea General de la ONU, en septiembre de 2022.

Partidarios de Ucrania están haciendo circular una propuesta de resolución para su adopción por la Asamblea General de Naciones Unidas en vísperas del primer aniversario de la invasión rusa. La iniciativa destacaría la necesidad de una paz que garantice la soberanía, la independencia, la unidad y la integridad territorial ucraniana.

El borrador, al que tuvo acceso la agencia The Associated Press, lleva por nombre “Principios subyacentes a una paz integral, justa y duradera en Ucrania”.

La propuesta es más amplia y menos detallada que el plan de paz de 10 puntos que el presidente del país, Volodimir Zelenski, anunció en noviembre durante una cumbre del G-20. Esto responde a una decisión deliberada de Kiev y de sus aliados para tratar de lograr el máximo apoyo en la votación, indicaron diplomáticos de la ONU que hablaron bajo condición de anonimato por el carácter privado de las discusiones.

La vocera de la Asamblea General, Paulina Kubiak, dijo el viernes último que la sesión de emergencia del organismo sobre Ucrania comenzará el 22 de febrero por la tarde. Se esperan docenas de discursos que ocuparán gran parte del 23, y la votación se celebraría a última hora ese día.

Según dijo el viceministro de Exteriores de Ucrania el mes pasado, Zelenski quiere visitar la ONU con motivo del aniversario, pero los diplomáticos apuntaron que las expectativas de una nueva gran ofensiva del Kremlin podrían retenerlo en el país.

La Asamblea General se convirtió en el órgano más importante de la ONU para lo relacionado con Ucrania ya que el Consejo de Seguridad, que es el encargado de mantener la paz y la seguridad internacional, está paralizado por el poder de veto de Rusia. A diferencia de ese espacio, en la Asamblea no hay vetos, pero aunque sus cinco resoluciones anteriores sobre Ucrania son importantes como reflejo de la opinión global sobre el conflicto, no son legalmente vinculantes.

El Consejo de Seguridad, por su parte, celebrará una reunión ministerial el 24 de febrero, el día que se cumple un año desde el inicio de la invasión rusa a territorio ucraniano.

Los diplomáticos de Moscú y Kiev se sentarán a la misma mesa, como en docenas de reuniones en el último año, pero no habrá avances.

Operación política

El borrador de resolución, que tiene el visto bueno de Ucrania, se distribuyó el jueves por la noche a todos los miembros de la ONU, salvo Rusia y su aliado Bielorrusia, y las negociaciones sobre el texto comenzaron al día siguiente, indicaron los diplomáticos.

La propuesta hace hincapié en la necesidad de alcanzar una paz integral, justa y duradera en Ucrania lo antes posible, en línea con los principios de la Carta de las Naciones Unidas.

La Carta establece que todas las naciones miembro se abstendrán en sus relaciones internacionales de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier estado, y deben zanjar las disputas de forma pacífica.

El borrador insta a los miembros de la ONU y a las organizaciones internacionales a redoblar el apoyo a los esfuerzos diplomáticos para lograr la paz en esos términos.

También reitera la exigencia previa de la Asamblea de que Rusia retire de manera inmediata, completa e incondicional todas sus fuerzas militares de las fronteras ucranianas reconocidas internacionalmente, y reafirma que ningún territorio logrado mediante amenazas o con la fuerza será considerado legal.

Además, se pide que todos los prisioneros de guerra, detenidos e internados sean tratados en base a las convenciones de Ginebra, además del canje completo de presos de guerra, la liberación de los detenidos ilegalmente y el regreso de todos los internados y de los civiles trasladados y deportados por la fuerza, incluyendo los niños.

Cooperación y solidaridad

El texto insta a las naciones a cooperar con un espíritu de solidaridad para abordar el impacto global de la guerra en la seguridad alimentaria, la energía, las finanzas, el medio ambiente y la seguridad nuclear.

La resolución lamenta también las terribles consecuencias humanitarias y para los derechos humanos de la agresión contra Ucrania, incluyendo los continuos ataques a infraestructura crítica en todo el país, con consecuencias devastadoras para la población civil, y pedirá el pleno cumplimiento del derecho internacional humanitario para proteger a civiles e infraestructura.

El plan de Zelenski es mucho más concreto: incluye el establecimiento de un tribunal especial para juzgar los crímenes de guerra cometidos por las tropas rusas, la construcción de una arquitectura de seguridad euroatlántica con garantías para Ucrania, la recuperación de la infraestructura eléctrica dañada en el país y garantías de seguridad en torno a la mayor central nuclear de Europa en Zaporiyia.

Temas Relacionados