Los últimos tiroteos en un supermercado de Buffalo, Nueva York, y en una escuela primaria de Uvalde, Texas, provocaron la reacción de los ciudadanos estadounidenses, quienes exigen una regulación a la portación de armas de fuego. A raíz de esto, en la noche de este jueves el Senado de ese país aprobó un proyecto de ley que contempla nuevas restricciones para acceder a las armas, además de la inversión de miles de millones de dólares en fondos para la salud mental y la seguridad escolar.

La Cámara de Representantes, donde los demócratas tienen mayoría, deberá ratificarla este viernes. Sin embargo, la ley no satisface completamente las demandas de los más arduos opositores a las armas y tampoco las del presidente Joe Biden, pero es considerada un avance importante tras casi 30 años de inacción en el Congreso.

Monumento a las víctimas del tiroteo masivo en la Escuela Primaria Robb en el centro de Uvalde, Texas. (AP) Foto: Eric Gay

La ley bipartidista fue respaldada por los 50 senadores demócratas y 15 republicanos, mientras que 33 conservadores votaron en contra. La normativa incluye la mejora de la comprobación de los antecedentes de los compradores menores de 21 años, 11.000 millones de dólares de financiación para la salud mental y 2000 millones de dólares para programas de seguridad escolar.

A su vez, destinará fondos para incentivar a los estados a aplicar leyes de “alerta” para retirar las armas de fuego a personas consideradas amenazantes.

Un proyecto “bipartidario, de sentido común, salvador de vidas”

Se espera que el proyecto de ley tenga suficiente apoyo entre los 50 republicanos y 50 demócratas, para que llegue a manos del presidente Joe Biden la semana próxima.

“El Senado de Estados Unidos está haciendo esta noche algo que muchos creían imposible hasta hace unas semanas: estamos aprobando el primer proyecto de ley de seguridad de armas significativo en casi 30 años”, enfatizó el líder de la mayoría demócrata del Senado, Chuck Schumer. Y agregó: “Puede describirse con tres adjetivos: bipartidario, de sentido común, salvador de vidas”.

Manifestación en apoyo al control de armas. (AP Photo/John Raoux)

“Este es un paquete (de normas) de sentido común. Sus disposiciones son muy, muy populares. Contiene cero nuevas restricciones, cero nuevos periodos de espera, cero mandatos y cero prohibiciones de ningún tipo para los propietarios de armas respetuosos con la ley”, subrayó.

La última legislación federal importante de control de armas fue sancionada en 1994, cuando se creó un sistema nacional de comprobación de antecedentes y se prohibió la fabricación para uso civil de rifles de asalto y cargadores de munición de gran capacidad. No obstante, esa ley expiró una década después y desde entonces no hubo ningún movimiento serio de reforma pese al aumento de la violencia con armas de fuego.

La celebración de Joe Biden, “tras 28 años sin avance”

“Esta noche, los miembros bipartidistas del Congreso aprobaron una legislación para abordar el flagelo de la violencia armada en todo Estados Unidos. Nuestros niños y nuestra nación estarán más seguros gracias a esta legislación. La Cámara de Representantes debe votar con prontitud y enviarlo a mi escritorio”, manifestó mediante su cuenta de Twitter el presidente Biden.

Biden se expresó tras la aprobación en el Senado.

Celebró, asimismo, que “tras 28 años sin avances”, representantes de ambos partidos se pusieran de acuerdo para “actuar” y dar una respuesta desde la política a los familiares de las víctimas de los tiroteos de Uvalde y Buffalo.

Sin embargo, antes, el mandatario había lamentado que, en una trascendental y controvertida decisión, la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminara que existe el derecho fundamental de portar un arma fuera de la casa para defensa propia.

El tribunal, de mayoría conservadora, anuló una ley centenaria del estado de Nueva York que limitaba la portación oculta de pistolas en público solo a aquellos que tuvieran una “causa adecuada”. Ahora, según falló la Corte, no se precisa un motivo especial para portarlas en la calle. Cualquiera que tenga una pistola con autorización puede llevarla a un sitio público sin problema.