La historia de este perro emociona y además brinda un ejemplo de vida y de superación. Y es que Bear, este can australiano que salvó más de 100 koalas durante los incendios de 2019 y 2020 en aquel país, anteriormente había sido abandonado por sus dueños.

//Mirá también: Rescataron y adoptaron a la perrita que obligaron a tomar fernet

Bear fue una pieza fundamental para el rescate de más de 100 koalas de los incendios.

Así fue como Bear, tras ser abandonado, pasó a convertirse en un perro callejero. Y luego fue encontrado, entrenado y se transformó en una pieza clave para las labores de búsqueda y rescate de los koalas durante los incendios.

¿Quién era Bear y en qué se convirtió?

Bear es un perro de raza koolie australiano, de seis años de edad, que hace unos años había sido abandonado por “problemas de conducta” y su “energía desbordante y su obsesivo entusiasmo por el juego”, por sus dueños anteriores.

Pero pronto fue rescatado y trasladado al centro de entrenamiento de canes para la conservación de la Universidad Sunshine Coast. Nadie sabía hasta ese momento que Bear, tiempo después, terminaría convirtiéndose en un héroe.

Enseguida, este joven animal recibiría un entrenamiento con el fin de aplacar sus energías y conducirlas a tareas de rescate.

La gran oportunidad para Bear surgió a partir de los incendios forestales que tuvo que padecer Australia durante los años 2019 y 2020. Allí, él fue una pieza fundamental para el rescate de más de 100 koalas que habían quedado atrapados por las llamas.

Es que Bear se convirtió así en el único perro del mundo que está entrenado para olfatear heces y pieles de koalas.

Condecoración merecida

Por su inconmensurable labor rescatista durante los incendios forestales, Bear ha sido condecorado por el Fondo Internacional para el Bienestar Animal con la premiación a la “acción animal”.

Sus tareas en el reconocimiento de los marsupiales heridos o atrapados por el fuego consistían en seguir su rastro olfativo y avisarles a los rescatistas que allí había un koala en peligro.

“Bear puede reconocer el olor del pelaje de los koalas y cuando localiza uno en un árbol, se deja caer al suelo en la base sin molestarlo. Creemos que se merece este premio porque se ha portado muy bien ayudándonos a encontrar y rescatar a muchos koalas”, manifestó Romane Cristescu, la tutora del perro.

Los incendios en cuestión

Cabe recordar que durante el 2019 y 2020, Australia sufrió una de las peores temporadas de incendios en sus Estados de Nueva Gales del Sur y Queensland, donde más de 24 millones de hectáreas fueron arrasadas por el fuego y se estima que se perdieron la vida de más de 3.000 millones de animales.

Fue así como la función de Bear cobró una importancia enorme, al lograr hallar a través de su olfato, más de 100 koalas, muchos de los cuales terminaron siendo atendidos por quemaduras, deshidratación y desnutrición.

Las llamas acabaron con más de 24 millones de hectáreas en Australia. (AP/Archivo)

El activista de vida silvestre de El Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW por sus siglas en inglés), Josey Sharrad, trabajó junto a Bear en las tareas de rescate y aseguró que su participación llevó esperanza al equipo rescatista.

“Encontró koalas a pesar de todas esas condiciones desgarradoras. Eso nos trajo esperanza”, contó Sharrad.