Nuevamente el atropello humano contra la naturaleza dejó una víctima en el Parque Nacional Iguazú. El jueves por la tarde, en el tramo protegido de la ruta nacional 12 a tres kilómetros del predio del Ejército y dentro del área de protección, donde se supone que los vehículos deben circular con precaución, apareció un venado muerto.

Efectivos de la Gendarmería Nacional Argentina acudieron al lugar ante un llamado telefónico, y lamentablemente, al momento del hallazgo, el animal ya estaba sin vida.

Los uniformados trasladaron al animal al refugio de animales salvajes Guira Ogade, donde el veterinario Dante Di Nucci comprobó que la causa de muerte fue un fuerte traumatismo en el cráneo y que se trataba de una especie Mazama americana.