Un hombre de 58 años, recibió la condena de 13 años de prisión por el Tribunal Penal Uno de Eldorado, por encontrarlo responsable de abusar sexualmente de su dos hijastras y embarazar a una de ellas.

En un juicio abreviado, A. D. P. (58) fue declarado culpable de los delitos de “abuso sexual simple agravado por la convivencia preexistente en concurso ideal con corrupción de menores y abuso sexual con acceso carnal agravado por la situación de guardador y la convivencia preexistente, hechos reiterados en concurso real con coacción agravada por el uso de arma de fuego y en concurso ideal con corrupción de menores de 18 años agravado”.

El hecho ocurrió en Iguazú en 2019 y el involucrado permanece detenido en la Unidad Penal III. Fue declarado reincidente por primera vez, ya que registraba una condena anterior por el mismo delito y a raíz de ello ahora deberá cumplir la totalidad de su nueva pena, sin la posibilidad de acceder a los beneficios de salidas transitorias ni libertad condicional.

La causa en su contra fue elevada a juicio a comienzos de año, tras el requerimiento formulado por el fiscal de Instrucción de Iguazú Horacio Paniagua y, en consecuencia, el expediente fue girado al Tribunal Penal Uno de Eldorado, que debía albergar el debate oral.

Sin embargo, el imputado evitó el proceso declarándose responsable de los hechos endilgados y en acuerdo con el fiscal Federico Rodríguez firmó un juicio abreviado en el cual se establecía una condena de 13 años de prisión en su contra. El acuerdo posteriormente fue homologado por el Tribunal y se dictó sentencia.

Por cualquier situación de abuso en niños, niñas y adolescentes llamar gratuitamente a la línea 137, que funciona las 24 horas toda la semana.

Según fuentes consultadas, indicaron que una de las víctimas fue abusada sexualmente, amenazada y sometida psicológicamente desde los 10 hasta los 17 años, en ocasiones donde la madre no estuviera en la casa.

La menor cuando tenía 15 años tuvo un hijo producto de los abusos y el examen de ADN realizado en el marco de la investigación iniciada confirmó la compatibilidad con el perfil genético del acusado, lo cual se transformó en una prueba clave e irrefutable que ayudó a cerrar el caso.

Cuando la madre se entera de lo que sucedía, el hombre la amenazó con matar a todos sin contemplaciones.

Con todo esto reconstruido, para la Fiscalía de Iguazú, encabezada por el fiscal Horacio Paniagua, la causa estaba lista para ser enviada a juicio y así lo determinó a fines de 2020. Ahora el expediente culminó en sentencia.

Fuente: El territorio