El aviso fue enviado por la represa Itaipú donde informaron de la reducción de caudal a 400 metros cúbicos debido al cierre de las compuertas a la medianoche del sábado. En los ríos Iguazú y Río Paraná se registró una bajante de hasta 3 metros lo que provocó que la balsa con las bombas impulsoras de la toma de agua del río Iguazú encallara.

La bajante del río Iguazú en la parte inferior se vio directamente afectado por el cierre de las compuertas de la represa Itaipú, pero también se vio afectado la parte superior del río, la que está antes de las Cataratas, donde el caudal del agua que se desploma en cataratas se redujo en 250 metros cúbicos por segundo.

Ayer se registró 717 metros cúbicos, mucho menor a la cifra registrada el 1 de julio a las 22 horas en el río Iguazú, la cual alcanzó 1.440 metros cúbicos por segundo y que desde ese momento comenzó a descender, el pronóstico es que continuará descendiendo el caudal de agua.

No se esperan precipitaciones significativas desde el 6 a 12 de julio, según el informe especial pronóstico de precipitaciones del Servicio meteorológico nacional, en río Iguazú, Uruguay, Paraná y Atuel.

Los meteorólogos esperan que la sequía se intensifique y la bajante de los ríos podría llegar a 15 metros para el 20 de julio.

En esta oportunidad los equipos de bombeo de la balsa de la toma de agua del río Iguazú no se vieron afectados por la bajante ya que estaban apagados por el trabajo de sellado del cárcamo que finalizó durante la tarde del domingo.

Fuente: Actualizate Iguazú