Las tiendas de recuerdos de Puerto Iguazú, no logran recuperar las ventas aún con el aumento de la actividad turística en la ciudad. Seriamente golpeados con el párate que ocasionó la pandemia de coronavirus, esperan que la mejoría llegue con el aumento de extranjeros a la capital del turismo de Misiones.

Sólo unos pocos negocios de ventas de recuerdos regresaron a la actividad tras la vuelta del turismo nacional. Sin embargo, hay otros que esperan el arribo de visitantes extranjeros, en el marco de una mayor flexibilización de las exigencias sanitarias para ingresar al país.

Los comercios que se dedican a la industria de los recuerdos registran que el caudal de ventas hasta el momento aún no alcanza el 50% de las ventas que se registraban antes de la pandemia.

César Benítez, propietario de locales con productos regionales de Puerto Iguazú y referente en la actividad, comentó que “superar los daños que causó la pandemia por el coronavirus en la industria de los recuerdos aún llevará un tiempo que los comerciantes no pueden pronosticar ya que la llegada de turistas extranjeros aún es incierta”.

Agregó que “en mi caso particular perdí el 60% de mi empresa. Tenía 6 locales y 38 empleados en total. Tras el cierre que provocó la pandemia tuve que despedir a casi todos y me quedé con tres, pagué doble indemnización porque era imposible para mí sostener la estructura en un tiempo que era incierto y que pasó de ser 20 días a 18 meses”.

Benítez con la vuelta del turismo, volvió a trabajar y logró rearmar tres locales comerciales, actualmente trabajando con quince empleados.

No obstante, alegó que las ventas equivalen a un 10% de lo que facturaba antes de la pandemia y esto se debe a que los turistas extranjeros son los que invierten parte de su dinero en recuerdos.

“Hoy por hoy estamos trabajando pero no de la misma forma que lo hacíamos antes de la pandemia. Durante el verano logramos facturar el 50 por ciento de lo que vendíamos antes de la pandemia con la presencia del turismo extranjero” indicó Benítez.

Añadió que “los meses siguientes las ventas cayeron y dependemos de los fines de semana largo para incrementar el caudal de las ventas y juntar para pagar las deudas y sueldos”.

A pesar del flujo turístico en aumento, las tiendas de recuerdos de Iguazú no logran recuperar las ventas.

Con respecto al turismo nacional, Benítez indicó que “el argentino no destina mucho dinero para la compara de recuerdos”. No obstante, “son de aprovechar las promos que ofrecen los locales”.

“El turismo que estamos recibiendo es el conocido como gasolero. Vendemos llaveros, remeras en promoción, los alfajores de las promos, yerba, algunas tazas y gorras, pero no más que eso”, señaló.

Explicó que “estamos esperando la flexibilización del ingreso de turistas no sólo en el paso por el puente internacional Tancredo Neves, sino también en el Aeropuerto. Es necesario que vuelvan los vuelos internacionales para que pensemos en recuperación, por el momento sólo estamos sobreviviendo como se puede”, señaló al respecto.

Fuente: El territorio