El suceso traumático para la pequeña se desencadenó este domingo en Iguazú, cuando ésta ingresó a un terreno baldio -en inmediaciones a su hogar- con el objetivo de recoger limones.


Este lunes una vecina de Iguazú dio a conocer una historia desgarradora para su familia. Su pequeña hija, de ocho años, había sido victima de un intento de abuso sexual, por parte de un hombre, que aparentemente tendría problemas psicológicos.

Segun expresó la mujer, el domingo se encontraba junto a su hija en su vivienda, cuando a la hora de preparar una ensalada percibieron que no habian limones. Por ello, la niña se ofreció a ir a buscar algunas frutas al terreno lindero, en el que no habitaba nadie.

Hacia allí se dirigió y despues de unos minutos comenzó a gritar desesperadamente. Habría subido a uno de los arboles, cuando la interceptó un sujeto, la bajó, le tapó la boca, comenzó a quitarle la ropa y a manosearla. La amenazaba diciendole que si no se sometia “iba a matar a sus padres”.

La pequeña, desesperada, logró quitarle la mano de la cara y comenzó a pedir ayuda. En ese momento la escuchó su mamá y se dirigió automaticamente al lugar. Al llegar, encontró a la pequeña desgarrada, llorando y con multiples lesiones.

Tras ello, se dirigió a la Comisaria de la Mujer y realizó la denuncia correspondiente. Momento en el comenzó la busqueda del pervertido, el cual fue hallado durante horas mas tarde en la casa de un familiar.

Según la madre de la menor, el sujeto ya tendria varias denuncias similares, se le atribuyen problemas mentales y por lo mismo se encuentra muy atemorizada, de que lo dejen en libertad. Segun expresó a El Independiente de Iguazú. 




Comentarios