La Justicia entrerriana dispuso prisión preventiva para un joven que hizo vivir un verdadero calvario a su pareja a la que mantuvo cautiva, la maltrataba constantemente, la embarazó y tras dar a luz continuó con sus abusos y violencia.

Se trata de un masculino acusado “AHD” de 22 años, con domicilio en una zona rural norte del departamento Uruguay, quien es representado por el defensor particular, doctor Agustín Alejandro Vizcarra, en la causa que es investigada por la Fiscalía a cargo de la doctora María Becker.

Un verdadero calvario

En la audiencia llevada a cabo ante la jueza de Garantías, doctora Melisa María Ríos, la fiscal dio lectura a los aberrantes hechos que debió soportar la joven víctima, que dieran inicio en diciembre de 2019, caracterizada por el sometimiento y la subordinación que AHD ejercía sobre la muchacha empleando violencia física, psicológica, económica y sexual, que comprendía humillación, destrato, aislamiento e intimidación.

La fiscal señaló que, al poco tiempo de iniciado el noviazgo el imputado le dijo a la joven que quería tener un hijo, pero ella no quería en ese momento, ya que pretendía terminar sus estudios, situación que dio inicio al sometimiento por parte de AHD, que terminó llevándola a la casa de unos familiares de él y luego a la de sus padres. Pasó el tiempo y la víctima logró regresar a su casa, pero el agresor había logrado su propósito, ya ella estaba embarazada.

Los tormentos hacia la joven consistió en reiterados golpes y amenaza mientras cursaba el embarazo, llevando sus actos al total sometimiento y humillación. La tormentosa relación llevó a que la joven pudiera ver a su familia cuando la criatura hijos de ambos llegó a los 6 meses de vida.

Los golpes y las amenazas se reiteraron para sumarse los abusos sexuales, ya que obligaba a la joven a mantener relaciones, llegando con el correr del tiempo los malos tratos al hijo de ambos, nuevas y más feroces agresiones hacia ella, hasta ser golpeada con un rebenque. La víctima era aislada hasta de la telefonía.

Tras la denuncia que pudo realizar la joven, la Fiscalía pidió la detención del agresor y dispuso que tales conductas descritas encuadran en los delitos de “Abuso sexual con acceso carnal – reiterados dos hechos”; “Lesiones leves dolosas calificadas en función de la relación de pareja y mediando violencia de género reiteradas” y “Amenazas calificadas por el uso de arma de fuego”.

La Fiscalía, comenzó la investigación y entre las diligencias solicitó la intervención equipo técnico que entrevistó a la víctima, pero no fue posible hacer lo propio con el acusado que se negó rotundamente, agregando que en caso de soltura existe peligro de obstaculización, por la situación de la víctima, el lugar donde vive, que no la ha sido ayudada por la familia del acusado, que cuando quiso escapar este y su madre la volvieron a llevar a la casa, por lo que consideraba imprescindible que AHD quede detenido.

A su turno, el defensor se opuso a lo solicitado por la Fiscalía, resaltando que se está en el inicio de la investigación, que se investigan hechos graves. Que su cliente se ofreció estar a derecho, que tiene que tenerse en cuenta que es un “chico” de 22 años, el lugar donde vive, que no se tiene mucha señal, que estaba de acuerdo en realizar el tratamiento que se indique. Que el día de la detención lo fueron a buscar al domicilio y se encontraba trabajando, que luego se hizo presente solo en la Comisaría y quedó detenido, por lo que solicitó se deje sin efecto la prisión preventiva bajo medidas de coerción.

El fallo de la jueza

Escuchadas las partes, y analizado los hechos y la gravedad de los mismos, teniendo en cuenta la altura en la que se encuentra el desarrollo de la IPP, la jueza dispuso hacer lugar al pedido fiscal de dictar la prisión preventiva, ordenando que sea por un plazo de 90 días, en orden a los delitos ya mencionados.

Por esta razón, AHD habrá de ser alojado en dependencias de la Comisaría Primera los primeros 30 días y luego será trasladado a una Unidad carcelaria de la provincia, a disposición del Juzgado de Garantías. Fuente: 03442

La Línea 144 brinda atención telefónica especializada a mujeres víctimas de violencia de género durante las 24 horas, los 365 días del año.