Central Entrerriano superó anoche como local a Regatas de Concepción del Uruguay 90-70, en el inicio de una nueva temporada del Torneo Federal de Básquetbol.


El Rojinegro escalando en su rendimiento y ganó con absoluta autoridad, justificando la victoria desde la intensidad defensiva y la voracidad en ataque. Se destacaron como máximos anotados Alejandro Madera y Adrián Forastieri dandolé con 16 puntos cada uno.

En un comienzo con mucho vértigo por parte de los dos equipos, la visita dominó en el marcador a través de la eficacia de Juan Cognini en el tiro a distancia (cuatro triples), mientras que, al local, se lo notó algo ansioso e impreciso en sus ofensivas, que le provocaron perder algunas pelotas. La determinación de Adrián Forasntieri desde los rompimientos, lo más claro del Rojinegro en el primer cuarto, que lo perdió 22-12.

En el segundo período, Central ajustó la defensa sobre Cognini y en todos los sectores de la cancha para ponerse en partido. Desde la banca encontró respuestas con buenos pasajes del juvenil Matías Caire, a partir de sus descaros para romper al canasto y tomar tiros, la criteriosa conducción de Tomás Ludueña y la buena mano de Capponi con el tiro detrás de la línea de 6.75 (tres triples), sumado al oficio y la experiencia de Forastieri para ponerse el equipo al hombro en momentos claves.

Como si fuera poco, en los minutos finales, se vio el sello de Mariano Panizza, el de un equipo intenso y con mucha presión en defensa, permitiéndole recuperar bolas y correr la cancha para irse al descanso largo arriba por cinco (47-42).

A la vuelta de los vestuarios, el Rojinegro no bajó la intensidad, cerró su canasto por largos minutos y continuó siendo un equipo voraz de contraataque, sacando 18 puntos de ventaja, de la mano de un pasaje descollante de Alejandro Madera con 13 de sus 16 anotaciones en el juego.

En el último chico, Regatas encontró respuestas en la labor de Facundo Mendoza en la pintura, que le permitió maquillar un poco la diferencia en el marcador. Pero el Rojinegro respondió con la misma moneda, a partir de buenas apariciones de Sebastián Bernasconi abajo del canasto.

Central terminó floreándose ya que nunca disminuyó el ritmo en defensa y continuó estirando la ventaja en el marcador, a partir de acciones que iniciaban en su propio campo.

Contundente debut del entrenador Mariano Panizza y del nuevo Central Entrerriano, que si mantiene la intensidad y la voracidad en su filosofía de juego se perfila para ser serio candidato en este Torneo Federal.


En esta nota:

Básquet Deportes




Comentarios