Presentaron un Habeas Corpus ante el Superior Tribunal de Justicia por las personas hacinadas en cuarentena obligatoria.


Los videos en las redes sociales y transmisiones en vivo pusieron en evidencia las malas condiciones de salubridad y el maltrato policial a personas que fueron puesto en aislamiento oligatorio en la escuela de policía de Formosa.

En las imágenes y por testimonios de los padres los jovenes eran puesos en habitaciones con cuchetas para ocho personas y un solo baño que en algunos casos no tenía agua de red.

Cuchetas con colchones deteriorados con humedad, ocho personas para un baño, sin agua corriente, sin ropa de cama, cucarachas, sanitarios insalubres y falta de comida hizo que los ánimos se fueran caldeando en las útlimas cuarenta y ocho horas.

Denuncian que no tuvieron atencion sanitaria y que no se respeta el distanciamiento social

Algunos optaron por dormir en sus autos y llevaban más de 48 horas sin poder higienizarse. El personal de salud no había aparecido para realizarles los controles y el jefe de la Escuela, Comisario Inspector Rivero, les dio un ultimátum a quienes se refugiaron en sus vehículos. Si no los sacaban del playón y se ubicaban en los aposentos mugrientos, serían detenidos.

Las horas transcurrieron con crisis nerviosas de personas que no soportaron la intimidación y el régimen policíal cuasi penitenciario, como si fueran reos detenidos.

Hubo transmisiones en vivo por Facebook, Instagram y según los protagonistas los obligaron a dejar de transmitir y borrar las grabaciones pero ya era tarde. Las imágenes recorrieron los muros adolescentes y llegaron a todas partes dejando al desnudo las pésimas condiciones de salubridad en donde el gobierno pretende garantizarles paradójicamente que estén bien.

Algunos padres estaban en la puerta pidiendo mejores condiciones y quienes también fueron filmados y amenazados de terminar detenidos,. Por la noche y al querer llevarles la cena a los hijos se encontraron con una valla policial a 100 metros de la entrada.

Caminaron por la calle, con un ejército de policías en la vereda y dejaron la comida para los hijos en la entrada como si se tratara de una penitenciaría. A pesar de la versión oficial de que “un grupo intentó vulnerar la salud pública provincial”

El Habeas Corpus presentado expuso entre los puntos más relevantes, todo lo que ya había quedado claro en los muchos videos y audios respecto del maltrato solicitando que la justicia intervenga en resguardo de la integridad física, mental y moral de las personas a cargo del estado provincial en la emergencia sanitaria.

Explicó también que muchos de los adolescentes que estudiaban en otra provincia vinieron con la condición de guardar cuarentena en sus hogares y con el cambio de metodología los llevaron a hacinarlos a ese lugar. Fueron engañados en todo momento por la Policía que les manifestó en todo el tiempo que irían a realizar la cuarentena a sus hogares.

El profesional entendió que hubo negación, privación y restricción de derechos individuales, seguridad jurídica y de reglas claras. De gozar de la libertad (más allá de la cuarentena correspondiente), que no hay condiciones adecuadas de salubridad, que la comida es pésima, que no los atendieron desde Salud Pública, que no se respeta el distanciamiento social y que son amenazados por funcionarios policiales constantemente de ser imputados penalmente o puestos en prisión.

Finalmente solicitó que cese de manera inmediata la negación, restricción y amenaza a las libertades y derechos individuales de las personas allí alojadas, disponiendo de la misma manera el cierre inmediato de la Escuela de Cadetes de la Policía como Centro de Alojamiento en el marco del COVID-19.




Comentarios