La indignación colectiva tiene lugar a raíz de un robo a una iglesia, en el cual no solo genera impotencia por la profanación de la Institución religiosa sino que también los malvivientes generan un daño enorme en los espacios.

Sumado al acto en sí de profanar un lugar religioso, la impotencia y dolor aumentan debido a que se llevaron elementos que estaban destinados para actividades con los niños, quienes al darse cuenta de lo ocurrido manifestaron enorme tristeza.

Este robo se suma a la ola de robos que está sufriendo la localidad de San pedro, en esta ocasión desafortunadamente le tocó vivir a cuando la Iglesia Séptimo Día ubicada a metros de la avenida 25 de Mayo, en el casco céntrico del municipio.

Los delincuentes ingresaron al predio rompiendo cerraduras y ventanas para llevarse un equipo de sonido con consola, computadoras, dos bafles, un proyector completo, juegos de sanitarios y lavatorios de los baños de damas y caballeros.

No contentos con el robo, los ladrones además cometieron actos vandálicos ya que rompieron armarios, defecaron dentro de la iglesia y elementos de campamento.

Estos elementos eran utilizados por el Club Conquistadores que está integrado por 75 niños y en donde todos los años realizan actividades, entre ellas campamentos. Es así que, lograron que el doctor Oscar Herrera que en su momento era Subsecretario de Salud, otorgase un subsidio a la iglesia con el cual adquirieron un horno pizzero, 17 carpas para acampar, un freezer, una cocina industrial, batería completa de cocina y una carpa grande de cocina.

Ricardo Natchigall, integrante de la iglesia expresó con tristeza e indignación: “Lamentamos que se llevaron todas las carpas, los elementos de cocina, la garrafa y todo lo demás. Fue muy doloroso ver que se lleven los elementos que eran utilizados por el Club, donde los chicos no solo reciben doctrinas sino que aprenden muchas cuestiones que les servirán para la vida diaria”

La denuncia fue realizada por el pastor en la Comisaría Seccional Primera de San Pedro.