Hace algunos días, en la localidad de Puerto Rico, trascendió la noticia de un abuso sexual a una menor de 12 años, quien debido al aberrante suceso resultó con un embarazo. El acusado sería un amigo de la familia, de 50 años, quien se encuentra prófugo.

Ayer, la menor declaró en Cámara Gesell y al parecer, contó que su tía-abuela estaba al tanto de los abusos que cometía el hombre en la casa de ella. Por ello, el juez Balanda Gómez ordenó su inmediata detención y determinó la realización de una serie de pericias para avanzar en  el esclarecimiento del caso.

Ahora, la mujer de 70 años está acusada del delito de “encubrimiento” mientras que el comerciante y amigo de la familia, continúa con el pedido de captura nacional e internacional, desde hace dos semanas, luego de confesar haber abusado y embarazado a la niña de 12 años a sus padres, y como si esto no fuera poco, les manifestó “hacerse cargo” de la criatura en camino.

El abuso sexual fue denunciado por los propios padres de la niña luego de que ésta manifestara cambios en su conducta y luego expresara lo que había ocurrido. Aparentemente las vejaciones ocurrían desde hacía tiempo atrás.

Luego de la denuncia, los efectivos se dirigieron hacia el domicilio del señalado, no obstante al llegar el hombre se dio a la fuga y se desconoce su paradero.

Por cualquier situación de abuso en niños, niñas y adolescentes llamar gratuitamente a la línea 137, que funciona las 24 horas toda la semana.

Los abusos se habrían dado mientras la menor visitaba a su tía, cuando sus padres se encontraban trabajando. Allí también pasaba tiempo el acusado, quien hasta el momento era vecino y amigo de la familia.

El acusado es un comerciante de Puerto Rico, que se dedicaba a la venta de ropas y además tenía otras “changas” en la localidad. Está divorciado y tiene dos hijos, quienes aparentemente viven en el Sur del país, por lo que sospechan pudo haberse dirigido hacia allá.