Un grupo de policías provinciales, algunos uniformados y otros de civil pertenecientes a diferentes áreas de investigación criminal, recorrían las calles del Barrio Pirayuí Nuevo. En el extremo sur de la capital provincial. Los efectivos hablan con vecinos y pequeños comerciantes de esa zona de la ciudad de Corrientes, recolectando datos para la investigación de un femicidio por encargo ocurrido el pasado sábado 2 de octubre.

Pero ocurrió la sorpresa. Cuando hablaban con un vecino en la vereda de una casa, empezaron a sentir un olor muy fuerte a marihuana. Y su interlocutor empezó a ponerse nervioso porque es ocupante de esa vivienda. Tras conseguir la orden de allanamiento entraron a la finca y descubrieron un mega invernadero con 100 plantas de marihuana. Bien cuidadas y de gran calidad, según lo explicado luego por los peritos de la división narcóticos.

El propietario de la casa es un policía en actividad que, según las autoridades del ministerio de Seguridad provincial, fue separado del cargo y puesto en disponibilidad. Su identidad y rango no fue informado.

Femicidio por encargo

El pasado sábado alrededor de las 22.00 una mujer de 52 años fue asesinada a balazos por dos motociclistas que simularon ir a comprar a su kiosco en el barrio Pirayuí Nuevo. Todas las sospechas apuntan al exmarido de la víctima –cabo primero de la policía provincial, actualmente detenido- como el presunto ideólogo del crimen que habrían cometido sicarios.

El pasado sábado 2 de octubre una mujer fue asesinada, sospechan por dos sicarios que habrían sido contratados por su ex pareja. Un policía provincial en actividad.

La casa de la víctima, Juana Rosa Rojas, de 52 años, es contigua al invernadero de marihuana. El patio trasero da directamente a la finca destinada al cultivo narcótico. En ambos casos están involucrados directamente dos policías provinciales en actividad.