El fin de semana la policía de Corrientes tuvo que intervenir en una fiesta en la que se encontraban participando unas cincuenta personas, esto ocurrió en la localidad de Sauce. En la fiesta se encontraban un buen número de menores. En Corrientes no se permiten las reuniones de más de diez personas.

Fiesta de más de cincuenta persona fue interrumpida por la policía.

Este hecho fue denunciado por la propia intendente Irma Obregón quien se fue a la misma comisaría para formalizar la denuncia. Cuando la policía llegó hasta el domicilio una joven de 19 años fue el que atendió a los efectivos.

En la casa se encontraron a 53 personas entre menores de edad y mayores, que estaban superando ampliamente el límite permitido en la decisión dada a conocer por el Gobernador para el permiso para fiestas.