Cuando a Belgrano no le caía una idea al cierre de la primera etapa, le cayó una pelota a Bruno Zapelli al borde del área después de que la peleara Alejandro Rébola, y con un derechazo anotó el empate parcial con Almagro, a los 42 minutos. Gol y para que el Pirata pueda acomodarse con más tranquilidad en el vestuario.

Y por intermedio de uno de los pocos que apareció en cancha, porque más allá de sus claroscuros Zapelli fue el que más intentó y desde el inicio, para un Belgrano que no le encontró la vuelta ante un rival que fue más incisivo y se adelantó en el marcador por Nicolás Servetto a los 21.

Ya en la segunda mitad Guillermo Farré intentó darle descarga a Zapelli en la zona de creación, con el debut de Diego el Gurí García (ex Almirante Brown) e incluso con Fabián Bordagaray, por un inexpresivo Joaquín Susvielles, a los 12 del complemento.

A los 34 el 10 salió reemplazado por Ariel Rojas, y se llevó como premio el aplauso de las tribunas y un cálido abrazo de Farré. Misión cumplida.