La cordobesa Virginia Bardach compitió en los 400 metros combinados en los Juegos Olímpicos de Tokio y una vez finalizada su participación decidió escribir un mensaje en su cuenta de Instagram para dar a conocer la realidad del deporte argentino y también visibilizar las agresiones que sufren los deportistas con los mensajes que dejan algunos usuarios.

//Mirá también: Virginia Bardach y las lágrimas después de su debut en Tokio 2020

“Vicky” llegó a sus segundos Juegos Olímpicos, después de Río 2016, por invitación gracias a la marca B que había logrado en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 donde obtuvo la medalla de plata.

“Se terminan mis segundos Juegos Olímpicos y vivir esto una vez era un sueño, pero dos es algo increíble. Quiero agradecer a todos por sus mensajes de apoyo”, indicó la cordobesa en su posteo de Instagram.

Y enfatizó: “Igualmente me gustaría llamar a la reflexión acerca de lo que pasa en Argentina con el deporte y más con los deportistas amateurs. No sólo son estos 14 días que se viven en un juego olímpico, sino que hay muchos años de trabajo atrás de todo esto. Trabajo que es muy poco visible, y las condiciones en las que entrenamos son nefastas”.

Aun así pidió: “No quiero que se malinterprete porque no es una excusa sólo es la realidad que vivimos la mayoría de los deportistas argentinos”.

“También me gustaría remarcar que antes de ser deportistas o un resultado deportivo, somos personas. Hay muchos comentarios que son demasiado hirientes y que no creo que seamos merecedores de eso. De nuevo muchas gracias a todos los argentinos que nos mandan su apoyo y cariño”, concluyó.

//Mirá también: Juegos Olímpicos: día y hora para ver a los cordobeses en Tokio 2020

Diferentes deportistas escribieron también mensajes de apoyo, entre ellos se encontraba el de la atleta Jennifer Dahlgren que escribió: “¡Grande Vicky! Al que se lo tenés que explicar, no la va a entender porque nunca lo vivió. Pero sí tenemos que poder decir basta. Hasta acá. Porque son muchos los años y mucho el esfuerzo que hacemos para estar ahí, siempre dando lo mejor de nosotros”.

Y agregó: “Y estas presiones y críticas externas nos ponen en un lugar imposible. Donde siempre tenemos que ser el ejemplo, la motivación, representar los valores, ser prefectos y después nos juzgan por una simple medalla. Cuando el atleta en realidad es ejemplo en su día a día, en su búsqueda de la excelencia. ¡Nosotros sabemos donde está el valor! ¡Te quiero y te admiro!”.