La plaza de Villa Palmieri, en Matorrales, se volvió una verdadera fiesta en la tarde del sábado. Una empresa del sector, Indoors, fue quien se encargó de montar un ropero navideño con 600 prendas para que los más pequeños del pueblo puedan elegir las que más les gusten, a cambio de un dibujo. La iniciativa recibió el apoyo de diferentes firmas y negocios locales que se sumaron al evento con donaciones, como golosinas, bebidas y hasta, un show de payasos.

Al respecto, hablamos con Daniel Caudana, uno de los representantes de Indoors, para conocer cómo surgió la idea. “En los últimos meses estuvimos recolectando ropa donada de nuestros círculos sociales y juntamos un montón de prendas de niños. Entonces, decidimos hacer una actividad en la cual un grupo de empleados fuimos a la Plaza de Villa Palmieri para entregarlas”, comienza contando. Y prosigue: “Esto surge también gracias a la buena voluntad de todos los empleados quienes ayudaron a armar el ropero, buscaron las donaciones, y en las jornadas laborales y extra-laborales, separamos y guardamos las prendas en bolsas de nylon para simular la compra en una tienda”.

La plaza de Villa Palmieri se convirtió en una fiesta para los más pequeños.

Inicialmente, la idea sólo contemplaba la realización del ropero navideño, en donde se involucraba el intercambio: un dibujo a cambio de una prenda de vestir a elección. Pero, la solidaridad de muchos vecinos logró que el evento se transformara en una verdadera kermés. Se estima que participaron alrededor de 150 personas, entre niños y adultos, que se sumaron a los juegos y shows, de manera escalonada y teniendo en cuenta los protocolos de higiene y seguridad.

La plaza de Villa Palmieri se convirtió en una fiesta para los más pequeños.

Al finalizar el evento, Caudana compartió: “El evento fue un éxito. Estamos muy felices. Habremos convocado alrededor de 70 u 80 niños, además de familias, y entregamos entre 500 y 600 prendas”. Y finalizó diciendo: “Terminó siendo una kermes, porque distintas empresas y personas particulares se sumaron a colaborar y nos donaron gaseosas, facturas, golosinas; hubo un show de payasos. Nos divertimos mucho y pudimos, entre todos, regalarle a la gente esta experiencia de poder elegir ropa, y que ellos elijan qué quiere utilizar. Entonces, cada mamá se llevó una bolsita con una prenda y una tarjeta navideña, ya que queríamos simular la compra de ropa en una tienda”.

La plaza de Villa Palmieri se convirtió en una fiesta para los más pequeños.