La policía de Córdoba desarticuló en la madrugada del lunes una fiesta clandestina que se desarrollaba en la capital con la asistencia de 400 personas, situación que se repitió en diversos puntos durante el fin de semana.

La reunión social no autorizada se realizaba en las primeras horas de este lunes en un domicilio del barrio Las Flores, a donde los efectivos llegaron tras denuncias de vecinos, por lo que al constatar el hecho se procedió a suspender el festejo y al desalojo del lugar.

Además, se labró el acta correspondiente al organizador, que deberá pagar una multa superior al millón de pesos, según lo establecido como sanción para esos acontecimientos.

En tanto, en la madrugada del domingo la policía procedió a interrumpir fiestas en los barrios capitalinos San Carlos 2, Villa Allende Parque y Santa Rita, en todos los casos con más de 60 personas cada una.

Mientras, también en la madrugada del domingo, se desactivaron dos fiestas en la localidad de Villa María, una con 70 y otra con 150 personas, donde también se labraron las actas correspondientes a los propietarios de los inmuebles y se les cobrará la multa correspondiente.

La policía, junto al Ministerio de Seguridad, actuaron -además- en la desactivación de reuniones multitudinarias en diferentes balnearios de la provincia, como ocurrió el sábado en Santa Rosa de Calamuchita y en Mayuj Sumaj, en ambos casos fiestas que se desarrollaban a plena luz del día a la vera de los ríos.