Alejado de la función pública, el ex intendente de Córdoba, Ramón Javier Mestre, se metió de nuevo en la arena política local para expresar sus críticas al aumento del boleto del colectivo y el “silencio” de varios actores políticos al respecto.

Sin rodeos, el ex jefe comunal sostuvo: “me quedé con la boca abierta porque manifestar livianamente que el boleto pasa a 50 pesos y que hoy prácticamente nadie diga nada, no es un tema menor”, criticó en declaraciones que recoge La Nueva Mañana.

Sin complacencias, Mestre cargó contra el peronista Martín Llaryora y su administración: “cuando nosotros administrábamos, había 900 unidades diarias que circulaban en la ciudad y hoy hay 350 como mucho y el sistema no es bueno. La gente tiene que esperar por lo menos una hora el colectivo”, razonó.

Sin sacar el pie del acelerador el dos veces intendente cordobés, concluyó con “tanto que plantean el cordobesismo, que defienden a Córdoba, son mentiras. Tienen funcionarios en el Ministerio de Transporte y no lograron revertir la situación”, sostuvo.