Visita ilustre en el estadio que lleva su nombre. Mario Kempes fue una de las presencias estelares en la final argentina entre Lanús y Defensa y Justicia por la Copa Sudamericana. El recordado delantero fue quien entró al campo de juego, precediendo a los protagonistas, con el codiciado trofeo.

El goleador de la Selección argentina y campeón del mundo en 1978 ingresó con la Copa en juego, para dar comienzo a la finalísma. Además, en palcos del Kempes se pudo ver a Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, y a Claudio Tapia, titular de la AFA.

El Matador fue recibido por Héctor Pichi Campana, presidente de la Agencia Córdoba Deportes, y por autoridades del Gobierno de Córdoba. En la previa hubo un regalo especial: la nueva camiseta de Instituto, el club en el que se inició el delantero.