Luego de que se detectaran cuatro casos de triquinosis en Deán Funes, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, a través de la Dirección General de Fiscalización y Control, y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), desarrollan procedimientos de control en la ciudad.

Como resultado de las investigaciones y los operativos, se interdictaron 150 porcinos que en las próximas horas serán enviados a faena controlada, ya que los análisis realizados sobre cortes de carne provenientes del mismo sitio donde se encontraron los animales, dieron resultado positivo respecto a la detección del parásito.

Las investigaciones comenzaron el pasado 19 de enero con el aviso de cuatro personas con síntomas de la enfermedad (que finalmente contrajeron), lo que motivó la notificación a las áreas de control correspondientes del municipio, del ministerio productivo provincial y del organismo nacional, a los fines iniciar los procedimientos de rutina.

La primera medida fue recuperar parte del alimento consumido, el cual había sido adquirido en una carnicería de esa localidad. Sometidas las muestras a la técnica de digestión enzimática artificial en el laboratorio del CEPROCOR, arrojaron resultado positivo, por lo que inspectores de Fiscalización y Control se presentaron en el local donde se comercializó la carne.

Si bien no se encontraron en el lugar pruebas de faena clandestina, el propietario reconoció la adquisición de animales procedentes de un establecimiento agropecuario cercano. Allí se constató la existencia de 150 porcinos que quedaron interdictados.

Durante la jornada de ayer, personal de Senasa notó una diferencia de stock, y se determinó que el establecimiento no registra ingresos ni egresos de porcinos desde hace mucho tiempo, ni siquiera con destino a frigorífico. En función de los datos recolectados, se dispuso el envío de los animales a faena controlada.