Después de recibir la negativa de varios médicos que desaconsejaban la operación, la tatuadora cordobesa Paloma Manzano consiguió un profesional en neurocirugía, que pudo realizar la intervención.

Así lo reveló Paloma, que se recupera tras la cirugía por la que bregó durante todo un año: “Después de sacar tanta energía, cayó algo del cielo. Estoy totalmente agradecida, me atendió un médico neurocirujano”, dijo al programa Arriba Córdoba de El Doce.

“Fue la única persona que empatizó y dijo: ‘Yo te opero’”, relató al tiempo que contó que le sacaron un ganglio que la estaba afectando y que le estaba haciendo la vida imposible.

Finalmente, la joven oriunda de Capilla del Monte comentó: “Si yo no hubiera tenido la energía, si no bajaba los brazos, no sé si hoy estaría contando esto”, cerró.